Alto Gállego

suceso

La Guardia Civil realiza labores de evacuación, seguridad e investigación del incendio de Fablo

El siniestro provocó cortes de luz en varias localidades de Sabiñánigo y Yebra de Basa, y el desalojo de 22 personas del refugio de Santa Orosia

Agentes de la Guardia Civil, en la zona del incendio.
Agentes de la Guardia Civil, en la zona del incendio.
Guardia Civil

La Guardia Civil ha intervenido en la evacuación, seguridad y colaboración en la investigación de las causas del incendio forestal que se produjo en la tarde del sábado pasado en las cercanías del pueblo deshabitado de Fablo, en el municipio de Sabiñánigo, y que calcinó 1,7 hectáreas de arbolado y monte bajo, que quedó extinguido a última hora de la tarde del sábado.

Según han informado fuentes de la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil de Huesca en una nota, el incendio provocó cortes de luz en las localidades de Espín, San Julián de Basa, Orús, Yebra de Basa, Gillué, Aineto, Sardas, Osán, Isún y Allué.

La Comandancia de la Benemérita de Huesca activó un dispositivo de seguridad, en el que han participado la Unidad Aérea, patrullas de Seguridad Ciudadana de la 4ª Compañía de Jaca, conjuntamente con tres aeronaves, cuatro retenes y dos autobombas de Infoar, una aeronave nodriza y una autobomba de Bomberos de la DPH, una dotación de Protección Civil de Sabiñánigo y cuatro vehículos técnicos de Endesa y Red Eléctrica.

En el transcurso del operativo y debido a la cercanía del incendio, la Guardia Civil desalojó del refugio de Santa Orosia a 22 personas, entre ellas 18 menores, que pertenecían a un grupo de Scout.

Hacia las 21 horas del mismo sábado, se dio por controlado el incendio forestal, posiblemente originado por la caída de un árbol de grandes dimensiones sobre el tendido eléctrico de alta tensión.

Debido a las circunstancias climatológicas, el incendio se activó nuevamente el domingo, afectando a una superficie de 1,7 hectáreas de arbolado y pino silvestre, dándose por extinguido sobre las 19 horas.

Por su parte, agentes del Equipo de Protección de la Naturaleza (Eprona) de la Unidad de Protección de la Naturaleza (Uprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, han colaborado en la investigación de las posibles causas del incendio, que continúan agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón, al tratarse de un incendio fortuito.