Bajo Cinca

BAJO CINCA - CAMPAÑA DE LA FRUTA

El sector de la fruta de Huesca cumple con la normativa laboral y sanitaria

Ignacio Gramún, director de Mercofraga, observa como principal problema el control de trabajadores que llegan a la zona sin contrato previo

El sector de la fruta de Huesca cumple con la normativa laboral y sanitaria
El sector de la fruta de Huesca cumple con la normativa laboral y sanitaria
J.C.

FRAGA.- El director del Mercado de Fruta y Productos Agrarios en Origen de Fraga, Mercofraga, Ignacio Gramún, considera que el sector frutícola cumple "a rajatabla" con la normativa laboral y sanitaria, "porque los agricultores son los primeros interesados en que así sea, por lo mucho que se juegan en cada campaña". Gramún participó en una reunión con el consejero aragonés de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, previa a la publicación el pasado jueves en el Boletín Oficial de Aragón, de la orden de medidas preventivas sanitarias de cara a la próxima campaña frutícola, que han sacado adelante los departamentos de sanidad, economía y agricultura del ejecutivo aragonés y que entró en vigor ayer viernes.

La orden establece medidas de control para asegurar el cumplimiento de la normativa laboral en el ámbito de la seguridad y salud en la próxima campaña de recogida de la fruta en Aragón. Revisa en parte la Guía para la prevención y control del coronavirus en las explotaciones agrícolas, elaborada por el Departamento de Economía, que ya se publicó y se envió a las organizaciones agrarias y propietarios de explotaciones durante la temporada pasada.

Como principal novedad, esta nueva orden obliga a los agricultores con más de una hectárea de frutales, a comunicar las previsiones de contratación de trabajadores agrarios temporales antes del inicio de la campaña, a través de la presentación de una declaración responsable. En ella, el empleador se compromete expresamente al cumplimiento de las condiciones y requisitos laborales y sanitarios exigibles y a velar por las adecuadas condiciones de alojamientos y de transporte de sus trabajadores desplazados. Asimismo, el empleado solo podrá desplazarse con una declaración responsable sujeta a un contrato de trabajo y donde figure su domicilio. Esta declaración responsable debe de estar firmada tanto por el empleado, como por el empleador.

Ignacio Gramún constata que estas obligaciones "básicamente ya se cumplieron el año pasado, sin problemas". La cuestión que se ve menos clara desde el sector es el control de las condiciones sanitarias en los alojamientos, cuando se trata de viviendas propias de los trabajadores, "hay que tener en cuenta que prácticamente la mitad de los trabajadores o viven aquí o vienen cada año y tienen su vivienda en propiedad o en alquiler. El fruticultor puede controlar el cumplimiento de las medidas en el lugar de trabajo y en el horario laboral y si el alojamiento es suyo, puede responsabilizarse de las condiciones de esa vivienda, pero si es una casa en la que vive el trabajador, a veces con su familia, o con otros trabajadores, que la han comprado o la tienen alquilada, no vemos cómo los agricultores empleadores pueden controlar lo que pase puertas adentro de esas casas y fuera del horario laboral".

Otra de las cuestiones que preocupa es el control de los desplazamientos de trabajadores de otras zonas que ya están llegando a la zona, sin contrato previo, "esa es una cuestión que supera al sector. Eso no lo podemos controlar ni nos corresponde a los agricultores. El año pasado llegaron a la zona, pese al estado de alarma y este año ya están llegando. A ver cómo controlamos eso".

El director de Mercofraga se ha mostrado optimista, "el sector cumple con la normativa y no tendría que haber problemas en esta campaña", ha señalado Ignacio Gramún, que pide también que no se criminalice al sector, "porque siempre puede surgir algún brote, porque nadie está libre de la pandemia, pero eso puede pasar en cualquier sector económico o de actividad". Gramún espera "una buena campaña frutícola. Aún es pronto para hacer previsiones, pero hay una floración buena y abundante debido a las temperaturas suaves y a la humedad que hay en el suelo y esto unido a que el año pasado hubo una reducción de producción de alrededor de un treinta por ciento, hace que el árbol salga reforzado y esperamos una buena producción". A todo ello, otro dato para el optimismo: el aumento en el consumo de fruta, "el año pasado hubo un repunte y se consumió más fruta durante el confinamiento. A ver si dura y la gente apuesta por comer fruta y por una dieta sana y saludable".

Etiquetas