Bajo Cinca

CORONAVIRUS

Llamamiento “a la desesperada” para aprovechar 100 dosis de Pfizer en Fraga

Se lanzó este martes un SOS por radio para cerrar citas porque la app no funcionaba

El exterior del centro de salud de Fraga, el martes por la mañana.
El exterior del centro de salud de Fraga, el martes por la mañana.
D.A.

El centro de salud de Fraga lanzó este miércoles un SOS “a la desesperada” a través de la radio local ante el temor de que las 100 vacunas de Pfizer que tenía refrigeradas y listas para ser inyectadas por la tarde se echaran a perder. La agenda de pacientes estaba casi en blanco debido a un problema de colapso de la app de autocita Salud Informa , así que antes de las 9:00 horas, desde las redes sociales y las ondas de Radio Fraga se hizo un llamamiento a los mayores de 73 años para que acudieran a este centro de salud si querían recibir la vacuna esa misma tarde.

Y dicho y hecho. La respuesta fue tan masiva que se coparon las citas hasta el próximo viernes, aunque se ha dejado una segunda agenda en blanco para cada jornada por si alquilen quiere citarse desde la aplicación habilitada para ello desde el Gobierno de Aragón.

Pilar Albás, coordinadora de Enfermería de Atención Primaria en el centro de salud de Fraga, no salía el martes de su asombro. “Ha sido un poco a la brava, a la desesperada, saltándonos la normativa, pero lo más importante es vacunar y que no se quede ninguna dosis en la nevera. La respuesta ha sido masiva, tanto que se han producido colas en el acceso al centro y ya hemos dado citas hasta el viernes”, aseguró Pilar Albás. Las filas daban la vuelta al edificio y las personas que se apuntaron se vacunaron, ya con más tranquilidad, por la tarde en el Pabellón del Sotet, que el Ayuntamiento ha cedido y que funciona desde hace semanas como centro de vacunación.

“Resignación e impotencia”

La población de Fraga recibió con resignación y escepticismo la medida acordada por la DGA de confinar perimetralmente la ciudad.

Su alcaldesa, Carmen Costa, anunció que pedirá a la Subdelegación del Gobierno en Huesca que se incremente la presencia de Guardia Civil en los accesos a la localidad para controlar que se cumple con la medida. Algo que ve complicado dado el movimiento continuo de población que hay diariamente entre Fraga, Lérida y otros municipios del Bajo Cinca. Movimientos que se dan por razones laborales o de estudios. “Es una medida que te tomas con resignación e impotencia, pero que hay que cumplir. Esperamos que sea efectiva, aunque será difícil que se cumpla porque el movimiento de población es continúo”, dijo. La alcaldesa reiteró que “es muy difícil controlar la movilidad. Hay mucha gente de Fraga que trabaja o estudia en Lérida y viceversa. De hecho, los primeros contagios de estas dos semanas vienen de un autobús de estudiantes que va diariamente a Lérida o de contactos con positivos de la zona del Bajo Segriá”. 

Etiquetas