Bajo Cinca

Bajo Cinca / AGRICULTURA 

El Bajo Cinca pide ayudas extraordinarias por los daños de las heladas de marzo

Las pérdidas en la producción frutícola afectaron a gran parte del territorio comarcal

Foto general de la recepción que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Ballobar
Foto general de la recepción que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Ballobar
J.C

La comarca del Bajo Cinca ha solicitado ayudas que compensen las pérdidas de fruta provocadas por las heladas del pasado mes de marzo, que afectaron a la producción frutícola de buena parte del territorio comarcal. 

El presidente de la comarca, Marco Ibarz, le trasladó la petición, en nombre del ente comarcal y de los Ayuntamientos afectados al consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, aprovechando la visita que realizó a Ballobar y a las balsas laterales de la acequia de Ontiñena. 

En la recepción que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Ballobar, Ibarz pidió a Olona que mantenga una reunión con los alcaldes de la zona afectada y con los representantes del sector agrícola.

La petición de la comarca bajocinqueña es que el territorio se incluya como receptora de las ayudas extraordinarias que establece el Real Decreto Ley, 10/2021 de 18 de mayo, por el que se adoptaron medidas urgentes para paliar los daños causados por hechos catastróficos acaecidos entre el 1 de abril de 2020 y el 30 de junio de 2021. El presidente Ibarz señaló que “la helada del pasado mes de marzo ha sido excepcional y es la peor que hemos sufrido en la zona en lo que llevamos de siglo”.

La helada del pasado mes de marzo ha podido suponer una pérdida de unas 300.000 toneladas de fruta en la comarca del Bajo Cinca, entre un 10% y un 15% de la producción de una campaña normal. 

Las cifras aportadas por Agroseguro indican una superficie afectada de unas 5.000 hectáreas de frutales y otras 1.300 de almendro, “aunque contando con las explotaciones no aseguradas podríamos hablar de unas 8.000 hectáreas”, apuntó Marco Ibarz.

También recordó que el seguro agrario de explotación tiene una franquicia muy alta de un 30% de pérdidas que se quedan sin cubrir, por lo que se ha solicitado que las ayudas del real decreto compensen ese porcentaje atendiendo a lo que establece el artículo 3, que se refiere a “ayudas por daños causados en producciones agrícolas y ganaderas”, en la que se indica que se soportará la parte no cubierta por el seguro.

La estimación económica asciende a más de 38 millones de euros que se consideran necesarios para ayudas a un sector que pasa por una situación muy complicada. “Estamos pues ante una campaña complicada y que se suma a una serie de temporadas difíciles por la caída de los precios de la fruta y por la crisis que provocó el veto ruso. Una serie en la que la campaña del año pasado fue de las mejores".

"Esta situación está provocando la desaparición de muchas explotaciones familiares y pone en peligro la continuidad de un modelo agrícola en esta zona”, ha indicado el presidente de la comarca del Bajo Cinca.

Etiquetas