Bajo Cinca

EMPRESAS

El Grupo GHB aumenta sus servicios al sumar los salones Casanova de Fraga

Esta empresa ha incorporado nuevas infraestructuras y amplía su volumen de negocio hasta el Bajo Cinca

Natia Amirashvili junto a Carlos Sáenz.
Natia Amirashvili junto a Carlos Sáenz.
S.E.

Grupo GHB (Gestión Hotelera Barbastro), propietario del Gran Hotel Ciudad de Barbastro, aumenta las infraestructuras y gestión de servicios con la incorporación de los antiguos salones Casanova de Fraga con nueva referencia, La Vil-la, para celebraciones y eventos sociales. El espacio tiene 5.000 metros cuadrados que se distribuyen entre jardines, rodeados de cascadas y lagos, en torno al edificio principal, que incluye espacios para mil comensales. La inversión inicial es de 300.000 euros para la puesta en marcha de las instalaciones.

La empresa con sede en Barbastro, propiedad de Natia Amirashvili, directora de eventos, y Carlos Sáenz, gerente, amplía volumen de negocio hasta Fraga y, además, gestiona el restaurante Sommos (Barbastro) y Casas de Adamil (Monzón). Hasta ahora, está presente en tres ciudades importantes de tres comarcas distintas, Somontano, Cinca Medio y Bajo Cinca, con muchas oportunidades de negocio por población, empresas y desarrollo.

El nuevo espacio en Fraga se ha diseñado para eventos sociales y corporativos “de todo tipo”, explica Carlos Sáenz, que tiene experiencia profesional anterior en Bodega Sommos, de la que fue gerente durante ocho años (2014-2021). Grupo GHB es propietario del Gran Hotel Ciudad de Barbastro, con capacidad para 41 habitaciones, bar restaurante y restaurante. La actividad comercial enfocada hacia eventos sociales se extiende a Bodega Sommos (restaurante) y Casas de Adamil en Monzón.

Sáenz se refiere al espacio La Vil-la en términos de “ilusionante porque es una apuesta en la zona limítrofe entre Aragón y Cataluña con una inversión inicial de 300.000 euros para ampliar el volumen de negocio con esta propuesta moderna donde tomamos el nombre de las antiguas villas romanas”.

Natia Amirashvili, que es periodista internacional con experiencia en el sector de restauración y hostelería, se incorporó a finales de 2017 al departamento de ventas en Gran Hotel. “En el transcurso de tres años crecimos en volumen de ventas, se ampliaron instalaciones en Monzón, en 2021 compramos la empresa donde ya teníamos el 50 % para formar nuestro propio Grupo”, señala.

Uno de los salones de las instalaciones, que cuentan en total con 5.000 metros cuadrados distribuidos en diferentes espacios.
Uno de los salones de las instalaciones, que cuentan en total con 5.000 metros cuadrados distribuidos en diferentes espacios.
S.E.

Se sustenta en la trayectoria “sólida y ascendente” de la empresa anterior. “Tenemos nuevos proyectos, entre ellos en Fraga con espacios para eventos corporativos y nos hemos planteado más ampliaciones mientras sea posible. De momento, no se pueden adelantar porque están en la fase embrionaria pero tenemos previstas ampliaciones fuera de Barbastro en busca de nuevos horizontes. Aquí, en la ciudad, estamos satisfechos con la gestión, desarrollo y resultados”.

Carlos Sáenz explica que “desde enero nos han salido algunas oportunidades en varios sectores que estudiamos, todas son fuera de Barbastro, aunque sigue adelante la intención de ampliar instalaciones con 16 habitaciones en el terreno donde está prevista la ampliación del Centro de la Uned. El proyecto se paralizó en su momento cuando surgió la pandemia y el regreso a la normalidad marcará también los plazos para llevar a cabo el proyecto con una inversión, estimada, de 1.500.000 euros”. En cuanto a puestos de trabajo, en el Grupo GHB la plantilla actual es de 45 personas fijas que se ampliarán hasta 50 cuando se realice la ampliación, “además hay muchos extras y temporales entre fines de semana”.

Optimismo en la recuperación sectorial

Por otra parte, Amirashvili se refiere a la situación del sector que se recupera después de dos años complicados. “Cuando se inicia un proyecto se asumen riesgos y luego son aciertos. ¿Por qué apostamos por Fraga y no otra ciudad? pues porque creemos que será acierto con un público agradecido y por otro lado, exigente. En el Grupo lo somos, al máximo”, dice.

En esta línea, “hay que ser optimistas con la recuperación del sector -apunta- porque se aprecian los resultados, bastante buenos si tenemos en cuenta que ya no hay fechas para eventos determinados. La gente tiene ganas de celebraciones y se notan signos muy positivos. Este año se recuperará bastante, no diría que del todo”.

Añade, por experiencia, “las posibilidades que tienen los tres territorios donde estamos, hace mucha ilusión trabajar en Barbastro, Monzón y Fraga porque son importantes con público muy diferente. A título profesional es una experiencia enriquecedora”. En cuanto a las posibilidades turísticas de Barbastro y el Somontano -referencias de sede- Sáenz opina que, por su experiencia anterior en Bodega muy activa, “el turismo puede estar más explotado en general. Me refiero -apunta- al de bodegas, religioso, Torreciudad, la propia ciudad. Creemos que se puede hacer mucho más y es cuestión de encontrar las claves necesarias para mejorarlo”.

Etiquetas