Cinca Medio

mi pueblo en fiestas

Valcarca comienza su fiesta entre olor a pólvora y guiso de ternera

Comienzan unas fiestas familiares que proponen actividades para todos los públicos y edades

Los valcarquinos disfrutan de la degustación de ternera guisada.
Los valcarquinos disfrutan de la degustación de ternera guisada.
S. E.

Las fiestas de Valcarca empiezan de una forma un poco especial. La bienvenida no llega como un estallido de pólvora, sino con la elaboración de ternera guisada en el local social. “Lo hicimos un año y gustó tanto que lo hacemos siempre. Nos reunimos y lo preparamos a las cuatro de la tarde para hacer la degustación a las diez y media de la noche”, explicó Florentín Berga, portavoz de la Asociación Recreativa Cultural San Elías.

Sin embargo, el primer sabor a fiesta llegará un poco antes, a las diez de la noche con el chupinazo que da paso a los días preferidos por los valcarquinos. “Las estamos esperando con ansias, con muchas ganas de pasarlo bien, de bailar y de risas”, expresó el portavoz. Son sensaciones contenidas en las casas durante dos años y que hoy se volverán a recordar en las calles de Valcarca. “Hemos respetado mucho porque en el pueblo hay mucha gente mayor y no queríamos que hubiera infectados”, explicó Berga. Sin embargo, hoy, la ilusión vence el pulso al miedo de la pandemia y los vecinos disfrutarán de “un programa bastante completo con orquestas, un grupo de versiones, un dj, batucada y actividades para los peques y los más mayores”, se enorgulleció Florentín Berga.

Además, “el tiempo va a acompañar con esta tercera ola de calor encima”, añadió. Y con el mercurio a niveles altísimos, llegará al pueblo una de las actividades favoritas por los valcarquinos: el tobogán de agua gigante que “ponemos en la calle del pueblo que está más empinada” -la parte de atrás de la calle de la Fuente-. Una novedad de las últimas fiestas que ha llegado para quedarse.

Es que, en Valcarca “hacemos muchas actividades para ser tan pequeños”, apuntó Berga. Y en esa línea, además de ese juego tan refrescante, estas jornadas serán días de música, tradición, misa, concursos, su esperada rifa y, sobre todo, un espíritu de familiaridad. En torno a ese guiso de ternera o al pan con tomate de su cena popular. “Que se diviertan desde el más pequeñito hasta el más mayor”, deseó el portavoz.

Esta celebración también guarda sorpresas… La población de Valcarca, “al rededor de 150 personas”, se duplica. En honor a San Salvador, vuelven aquellos que tienen sus raíces en este rincón del Cinca Medio -y los vecinos de los alrededores en busca de fiesta-. Así pues, 200 personas que lo solicitaron descubrirán la camiseta de las fiestas. Una reciente tradición que viste a los valcarquinos con un color y emblema único en cada edición.

Con una bienvenida tan especial, los valcarquinos no pueden bajar las expectativas para la despedida de su fiesta. El próximo domingo les espera otro chupinazo. “Somos así de chulos”, bromeó Berga. Supongo que para dar comienzo a la cuenta atrás para reunirse, y volver reír y bailar en honor a San Salvador. 

Etiquetas