Cinca Medio

SUCESOS

La "mula" de la Operación Reino actuaba desde Monzón

La Policía Nacional detiene a 17 personas que defraudaron 145.000 euros mediante "smishing"

Agentes de la Policía Nacional y efectivos de la Gendarmería durante uno de los controles en los valles del Pirineo Aragonés.
Agentes de la Policía Nacional y efectivos de la Gendarmería, foto de archivo.
Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal dedicado presuntamente a realizar estafas a través de Internet mediante la técnica del smishing. Los arrestados realizaban envíos de mensajes SMS suplantando los servicios de seguridad de la entidad bancaria y haciendo creer a los clientes que existía algún tipo de incidencia o problema con su cuenta que tenía que ser urgentemente resuelto. Los ciberdelincuentes controlaban una web que simulaba la original del banco para conseguir robar la información de acceso a la banca online y posteriormente realizar cargos económicos fraudulentos. Han sido detenidas 18 personas –13 en Barcelona, 3 en Zaragoza, 1 en Madrid y 1 en Huesca-.

Por parte del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional de Huesca se ha procedido a la detención de una persona encartada dentro de la Operación Reino, que estaba recibiendo en una cuenta corriente parte del dinero obtenido en dichas estafas

El papel de esta persona, residente en Monzón, consistía en lo que se denomina "mula". El mismo recibía el dinero procedente de las estafas en transferencias bancarias en su cuenta corriente y, a continuación, le daba salida realizando operaciones de bizum en fracciones de 500 euros cada una. Por tal motivo se procedió a su detención como autor de un delito de estafa.

Envío de SMS

La investigación se inició el pasado mes de septiembre tras relacionar varias denuncias presentadas por clientes de una misma entidad bancaria, en total fueron 170 víctimas que acumulaban un fraude de más de 145.000 euros.

Los denunciantes siguieron las instrucciones contenidas en los SMS que habían recibido en sus teléfonos móviles, supuestamente enviados por su entidad bancaria. Tras pinchar en un link que contenía, se les conducía a una página web, similar a la original del banco pero controlada por los ciberdelincuentes, donde introducían sus credenciales de operativa en la banca online.

Una vez capturados estos datos los clientes recibían llamadas telefónicas de los delincuentes para obtener más información, llegando a conseguir incluso códigos de confirmación, haciéndoles creer de este modo que realmente solucionaban un supuesto problema de seguridad con su banca electrónica.

Gracias a las investigaciones realizadas se logró identificar a varias personas que participaban en esta actividad delictiva, localizadas en distintos puntos de la geografía nacional. Igualmente se averiguó que el grueso de los autores se encontraba en la provincia de Barcelona y en las localidades de Manlleu, Centelles, Torelló, y Sant Quirze de Besora.

Efectos intervenidos

En la última fase del operativo los investigadores establecieron un amplio operativo que se registró una vivienda en la localidad catalana de Manlleu en el que se intervinieron diez teléfonos móviles, una pistola simulada, dos dispositivos de memoria y otros documentos relacionados con los hechos delictivos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Etiquetas