Cinca Medio

CINCA MEDIO - GENTE DE AQUÍ

Antonio Javierre Montaner: "La ventaja de ser honesto es que hay muy poca competencia"

Director general de la empresa familiar en Monzón, ha sido dirigente de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas y ha recibido varios galardones por su labor en este campo

Antonio Javierre Montaner: "La ventaja de ser honesto es que hay muy poca competencia"
Antonio Javierre Montaner: "La ventaja de ser honesto es que hay muy poca competencia"
S.E.

HUESCA.- Con 14 años, Antonio Javierre Montaner (Monzón, 1958) ya empezó a trabajar subido a la maquinaria pesada de la empresa de su padre, que realizaba servicios de obras públicas, un negocio en el que se inició su abuelo, que procedía de Embún, sobre 1930. Una empresa, Javierre, que dio su giro más importante en esta tercera generación que comprendió que trabajar duro no es suficiente, que debe acompañarse de una buena gestión responsable socialmente y transparente. La participación ha sido muy activa en este campo, con Antonio Javierre en primera línea del Pacto Mundial de Naciones Unidas en España, y reconocida con diversos galardones, como el Premio a la Responsabilidad Social Corporativa de Aragón. Anima a las empresas a seguir este camino: "La ventaja de ser honesto es que hay muy poca competencia", lanza.

El núcleo familiar en Monzón lo formaban sus padres, Guillermo y Carmen, y los cinco hermanos Javierre Montaner. Antonio estudió en Salesianos y a los 14 se introdujo en la empresa familiar, donde trabajó durante veinticinco años como operador de equipos de excavación. Siguió dando pasos rápido y se casó a los 22 años con María Dolores Civera, y tuvieron a sus hijos Raquel y Antonio.

Desarrollando su trabajo y con la dura crisis del 92 , comprendió la necesidad de obtener una mayor formación y a ello dedicaba tardes y noches. Empezó en la dirección y gestión diaria de la empresa y a prepararse en ese ámbito; accedió al Programa de Dirección General de Empresas en la prestigiosa escuela de negocios IESE. "Me puse las pilas al cien por cien. Vi los fallos y las carencias y cómo llegar a otro modelo de funcionar", explica. Aquella crisis se superó, "con mucho esfuerzo y trabajo, y en las demás no solo se ha salido con éxito, sino con más fuerza. Incluso en la actual -afirma- estamos muy satisfechos de lo que estamos consiguiendo".

En la escuela de negocios asimiló que los recursos humanos son "prioritarios" en la toma de decisiones en todos los ámbitos. "Se establece una visión de equilibrio entre lo importante, que no solo son los recursos materiales y financieros; sin los humanos no estarían los demás", valora. Así, la nueva visión estaba establecida en su empresa y esa forma de gestionar hace veinte años con "iniciativas muy innovadoras" ha sido reconocida con varios galardones.

En esto también se adelantó y Javierre se sumó en 2003 a la Asociación Española del Pacto Mundial, "que tenía los criterios que yo veía como los importantes". Esta entidad fue la primera generación del Pacto Mundial de Naciones Unidas Global Compact, de la que Javierre es socio fundador, y en cuyo Comité Ejecutivo ha estado entre 2006 y 2016 y cuatro años como secretario general de la Red Española. Una época muy intensa de trabajo, pero "muy satisfactoria. Se genera una visión global de las necesidades y carencias que hay para que se desarrolle" el pacto. El objetivo en esta etapa ha sido llevar a cabo "una labor facilitadora para las empresas, que se rompan esas barreras que a veces nos ponemos; hacerlo fácil para que más empresas funcionen de esta manera".

Javierre asume que para las empresas los beneficios son "ninguno" a corto plazo. Según explica, "es luchar contra corriente. Ahora la sociedad empieza a cambiar, pero si se mira el precio, quienes no ejercen este tipo de gestión tienen más ventajas porque asumen menos costes y se evaden de la transparencia y en algunos casos de la integridad para contratar con más facilidad". Pero un gestión responsable tiene "innumerables ventajas" a medio y largo plazo. "La transparencia hace que la gente confíe". Además, "evitamos riesgos porque vas más allá de la legislación, y el equilibrio que tenemos sortea los riesgos financieros". "Se trata -añade- de tener un entorno agradable, duradero, que genera confianza y bienestar, no de ir dando saltos sin saber a dónde vas".

Como secretario general de la Red Española del Pacto Mundial estuvo en la presentación del Plan Aragonés de Responsabilidad Social en 2018. Según opina, "se fijaba más en la cantidad que en la calidad, pero entendí que fue para crear conciencia. Se ha conseguido volumen pero sigo echando en falta trabajar en la calidad. Para conseguirlo, ha sido un gran acierto la alianza creada con la Red Española del Pacto Mundial", valora. Por otro lado, destaca el trabajo que el Foro Huesca Excelente realiza en este campo desde hace varios años. "Es un foro muy activo", asegura.

Como micropyme, su empresa tiene identificadas para actuar sobre ellas unas 15 de las 169 metas que marcan los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, porque "están diseñados para un nivel global. Afecta a las administraciones públicas y grandes compañías, que son quienes tendrían capacidad de lograr cambios importantes". En este sentido se muestra molesto con la administración: "Tenemos vicepresidencias de Derechos Humanos, de Igualdad... pero ¿qué se está haciendo? Nada. ¿Se han desarrollado las metas en sanidad, educación...? Se ponen el pin redondito en la solapa, pero se toman a pitorreo su significado. Lo que se hace es una labor de márquetin buenísima", critica.

Pero opina que el camino no tiene marcha atrás porque "las empresas que tienen un compromiso serio ven las ventajas, y la sociedad lo exige cada vez más, quiere empresas responsables, sostenibles, donde las personas son lo importante. El otro lado es muy oscuro. Por eso esto irá adelante sí o sí, quiera la administración o no", concluye.

Etiquetas