Jacetania

JACETANIA - PUEBLOS LLENOS DE VIDA

La localidad de Ara cuenta con regadíos sociales desde hace más de una década

Esta pedía de Jaca es un destino a labrar entre frutales y nuevos cultivos

La localidad de Ara cuenta con regadíos sociales desde hace más de una década
La localidad de Ara cuenta con regadíos sociales desde hace más de una década
R.G.

Dentro de la treintena de pedanías de Jaca, destaca Ara por su carisma y por ser la más poblada de la Val de Abena. Se sitúa a 938 metros de altitud en una zona agrícola que contrasta con lo agreste de la peña Oroel y los demás picos que la rodean. En 1857, llegó a tener 279 habitantes. Hoy en día, reúne a medio centenar de vecinos que viven de cara al campo.

Su futuro pasa por la recuperación de frutales y la implantación de nuevos cultivos. En ello trabajan el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y la Comunidad de Regantes de Ara, cuyo proyecto -dirigido por la investigadora Pilar Errea- comenzó en 2017 y tiene previsto su conclusión en marzo de 2020.

Hoy en día, "el proyecto se encuentra en fase de caracterizar el fruto para saber cuál es el mejor destino de esa fruta", según la ingeniero técnico agrícola Elena Abós, que ejerce como técnico de campo del proyecto. Se trata de "ver cuáles son las variedades que mejor se adaptan y qué viabilidad pueden tener esos frutos y sus caminos de distribución".

En septiembre, se plantaron 470 árboles en la explotación, que cuenta con 17 variedades de manzano local y 11 de peral, además de 10 especies de manzano comercial. También estaba previsto plantar una colección de frutos rojos, perales comerciales y ciruelo comercial y local en la finca, que se dotó con el riego, el vallado y los postes de protección contra el granizo.

Una de las señas de identidad de Ara son los regadíos sociales de 71 hectáreas, en los que se invirtió cerca de 1,5 millones de euros sufragados en un 75% por el departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón y el 25% restante por los agricultores beneficiarios. Las obras fueron inauguradas en 2007 por el expresidente de Aragón, Marcelino Iglesias.

La conservación del patrimonio es otro de los aspectos destacados de Ara. Su iglesia parroquial de los Santos Reyes se asienta sobre un pequeño promontorio, adosada a una imponente torre fortificada del siglo XI. Sobre sus restos, se levantó la torre campanario de la nueva iglesia edificada en 1575.

El núcleo urbano de Ara se organiza en torno a la plaza Mayor, en la que se ubica la iglesia, con las calles Oroel y Santa Orosia como vías principales. Sus edificios, muchos del siglo XVIII, conforman un conjunto de arquitectura popular bien conservado, en el que predominan la piedra, los tejados de losa con chimeneas troncocónicas y espantabrujas de remate, con puertas y ventanas enmarcadas en piedra.

Según el alcalde pedáneo, Hilario Tesa, "lo que más urge es arreglar las calles, quitando el cemento y poniéndolas de piedra". Por otro lado, "queda pendiente la instalación de una fuente" incluida en el presupuesto de la reforma de la plaza, que se llevó a cabo en este mandato. Del mismo modo, "faltan algunos puntos de luz" dentro del cambio a la tecnología Led.

El proyecto de extensión de la banda ancha, que impulsa la Diputación Provincial de Huesca (DPH), llegará en 2020 a Ara, que cuenta con un centro social en buenas condiciones. Fieles a la tradición, sus vecinos se echarán a la calle el próximo domingo, en el marco del día de San Sebastián, que se conmemora con una hoguera y buena gastronomía

Etiquetas