Jacetania

JACETANIA - FOLCLORE TRADICIONAL

Os Bayladós de Santa Orosia entrega un chiflo al Obispado de Jaca

El Museo Diocesano expondrá este histórico instrumento del folclore local

Os Bayladós de Santa Orosia entrega un chiflo al Obispado de Jaca
Os Bayladós de Santa Orosia entrega un chiflo al Obispado de Jaca
R.G.

JACA.- En el marco del 40º aniversario de la recuperación del dance de castañuelas de Santa Orosia (patrona de Jaca y su diócesis), el pasado domingo el grupo Os Bayladós de Santa Orosia realizó la entrega de un chiflo de Jaca al Obispado para que pueda pasar a formar parte de la colección del Museo Diocesano que alberga la Catedral de San Pedro.

"Estamos muy contentos de dejar el chiflo en un museo que queremos y del que todos presumimos", comentó el portavoz del grupo, José Mari Palacio, que agradeció la asistencia a los presentes en la sala capitular del museo de arte románico, cuya directora, Belén Luque, anunció que el instrumento "se expondrá en su vitrina en unos días".

Al Obispado le genera "mucha ilusión" el hecho de "contar con este chiflo y difundirlo entre todos", según el delegado diocesano de Patrimonio, Jesús Lizalde, que reiteró su agradecimiento al grupo, del que subrayó "su inquietud por mantener una tradición que no podemos perder".

Durante este acto, Manuel Tomeo, miembro de Os Bayladós y especialista en dances montañeses, explicó que el grupo se propuso "recuperar el chiflo e incorporarlo -junto al salterio- a la tradición" de Santa Orosia. En la época (1979), también se empezó a recuperar la dulzaina en el Bajo Aragón y la gaita de boto en los Monegros y el Sobrarbe.

"El grupo se llevó una desagradable sorpresa", porque "el chiflo que había no era el original, sino uno comercial tapado con celo, para que solo tuviese tres agujeros". Tras una labor de investigación, se descubrieron dos chiflos (uno de Jaca y otro de Yebra de Basa), se hicieron los planos del instrumento y se encargó su elaboración artesanal.

La pieza entregada al museo reproduce el antiguo chiflo de Jaca, que está en uso desde los años 80, acompañando al grupo Os Bayladós. Es una fiel copia del antiguo instrumento de madera de bucho (boj), lengüeta metálica y boquilla recubierta de cuerno. Como curiosidad, el chiflo está forrado con piel de culebra.

Los asistentes pudieron escuchar el sonido del chiflo, gracias a las melodía tocadas por Enrique Tello en el museo, donde el grupo ofreció una muestra de sus dances.

Etiquetas