Jacetania

JACETANIA - COSAS DE CASA

El Casino de Jaca termina su andadura centenaria

Comenzó como un Gabinete de Recreo y forma parte de la memoria de varias generaciones

El Casino de Jaca termina su andadura centenaria
El Casino de Jaca termina su andadura centenaria
S.E.

El Casino de Jaca, una institución con más de 130 años de historia, cerró definitivamente sus puertas el día 31 de diciembre, tras la disolución aprobada por su junta general, debido a "los cambios en los modelos de ocio, el escaso número de socios, el resultado negativo de los gastos de explotación y las dificultades de acceso". Sus socios, si así lo desean, pueden integrarse en el Casino Unión Jaquesa.

Pocas referencias se tienen sobre la fundación del Gabinete de Recreo, embrión del Casino de Jaca, que se ubicaba en el número 13 de la calle Echegaray. En 1908, se nombró una comisión gestora para construir el local, pero el proyecto tardó diez años en materializarse, hasta el Primer Viernes de Mayo de 1918, cuando se inaugura con toda pompa el suntuoso edificio.

En 1909, se dio el primer paso para la sede del Gabinete de Recreo con la compra del número 13 de la calle Echegaray a Pascual Pradas, suegro de Fermín Díaz Gómez (impulsor del parque de San Lure) y abuelo de Pío Díaz Pradas, alcalde republicano en los años 30.

Con anterioridad, el Gabinete de Recreo tuvo sus sedes en los bajos de la Casa Consistorial, en unos locales de la plaza Marqués de Lacadena y en la calle del Carmen, en el lugar denominado de la Misericordia. Tanto el Casino Unión Jaquesa, como este centro eran vecinos en los locales del Trinquete. Una vez trasladado el Gabinete de Recreo, se instaló la compañía del Regimiento Aragón, con el objeto de evitar una peligrosa aglomeración en los cuarteles. Según estatutos fechados en 1888, siendo presidente del Gabinete de Recreo Joaquín Comasós y secretario Fermín Díaz, cabe suponer de la existencia del centro como mínimo en 1885.

En 1911, se empezó a construir el Gabinete de Recreo en la calle Echegaray con la colocación de la valla para el levantamiento y la ornamentación de la fachada principal, para cuyos trabajos se emplearon grandes remesas de las canteras de Novelda (Alicante). A los tres años, las obras debieron retrasarse por motivos económicos.

Según documentos de 1914, la junta general instaba a los nuevos directivos a continuar las obras, cuya terminación debía constituir un motivo de progreso en la ciudad. En abril de 1918, llega el momento y se fija el festejo del Primer Viernes de Mayo para inaugurar el local en un ambiente de cordialidad, que se reflejó en un soberbio banquete para los más de cien socios.

El día 4 de mayo de 1918 culminó un proyecto afectado por varias vicisitudes, como la Primera Guerra Mundial, que obligó al cierre de fronteras en alguna ocasión, tanto para evitar el comercio de productos hacia las potencias beligerantes y que eran muy necesarios aquí, como para reducir el contagio de la llamada Gripe Española.

Tras su brillante inauguración, el Gabinete de Recreo mejoró sus salones con las ganancias del Casino de Juego, del que no se conservan testimonios escritos, salvo los elementos de juego como la ruleta y las mesas de Bacarrá o Black Jack. Esta moda terminó con la prohibición del juego decretada por Primo de Rivera tras el golpe de 1923.

Por entonces, el capitán Fermín Galán frecuentó el Casino, así que no es aventurado pensar que allí se fraguara algún detalle de la sublevación de diciembre de 1930. En la Segunda Guerra Mundial, invitados posiblemente por el Ayuntamiento, se vieron varios oficiales alemanes procedentes de la Estación de Canfranc en los bailes de sociedad.

El Casino albergó diversas organizaciones como el Orfeón Jacetano, el Club Mayencos, la Sociedad de Cazadores o peñas de fiestas. También, organizó un cine-club, exposiciones, conciertos y un largo etcétera de actividades que redundaron en la cultura y vida social jacetana. En 1927, se nombró socio honorario a Santiago Ramón y Cajal. En 1950, se invitó a los jefes y oficiales de Jaca a hacerse socios del Casino. Y en 1951 se vende a Industrias del Alto Aragón el local de la Misericordia, que igualmente acogió a diversas instituciones.

En 2007, el Casino de Jaca es adquirido por el Ayuntamiento con un derecho de uso de la primera planta por un periodo de 20 años. En 2019 se considera inviable dicha concesión y culmina la andadura de una sociedad que se fundó, como señalan sus primeros estatutos, "para proporcionar a sus socios entretenimiento con el trato de una agradable reunión, instrucción con la lectura de periódicos y libros, recreo con juegos decorosos permitidos por las leyes y todas aquellas diversiones que se aprueben en junta".

Etiquetas