Jacetania

JACETANIA - GANADERÍA

Un proyecto para mejorar la productividad de vacas nodriza

Optibovis, desarrollado por el Cita, la comarca de la Jacetania y ADS locales, ya está dando sus primeros resultados

Un proyecto para mejorar la productividad de vacas nodriza
Un proyecto para mejorar la productividad de vacas nodriza
G.A.

HUESCA.- El proyecto Optibovis, coordinado por el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (Cita) con el objetivo de mejorar la productividad de las explotaciones de vacas nodriza, está comenzando a arrojar sus primeros resultados.

Tras la toma de datos relativos a la reproducción, la salud y la alimentación de las reses de 10 explotaciones de los valles del Aragón y de Hecho, se van cruzar para sacar conclusiones que contribuyan a optimizar la producción en dichas granjas.

"Ahora nos encontramos en la fase de ensamblar estos primeros datos y poder empezar a valorar cuáles son las medidas a tomar en cada explotación para que redunde en una mejor eficiencia productiva", explicó el coordinador del grupo de cooperación formado para el proyecto, Javier Ferrer.

El proyecto Optibovis, que arrancó la pasada primavera con una financiación del 80 % del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) y del 20 % de la comunidad autónoma de Aragón, tiene una duración de tres años. Nació tras la creación de un grupo de cooperación compuesto por el Cita, la Comarca de la Jacetania y, como beneficiarias, las dos asociaciones de defensa sanitaria (ADS) comarcales, Bisaurín (valle de Hecho) y Viejo Aragón (valle del Aragón).

Por cada una de estas dos asociaciones participan cinco explotaciones piloto en las que se han estado haciendo muestreos relativos a la alimentación, la reproducción y el estado de salud de las vacas nodriza.

Mediante estos muestreos y el seguimiento posterior de la evolución de los animales, se pretende averiguar, en cuanto a los alimentos, "en qué medida tienen la calidad suficiente para cubrir las necesidades de los animales o si hay que suplementarlos en algún momento en función del estado fisiológico de las vacas o de los terneros", explica la investigadora del Cita Isabel Casasús, una de las dos asesora del proyecto junto con Albina Sanz.

DIAGNÓSTICOS VACUNALES Y DE GESTACIÓN

También se les ha realizado a las vacas diagnósticos vacunales "pensando en diarreas neonatales y algunos proceso respiratorios y testando distintas vacunas, momentos de vacuna y por supuesto vacunas de distintos precios, tratando de buscar las que son más eficientes y más seguras", indica Casasús. Igualmente, se hacen muestreos sistemáticos tanto en las vacas como en los sementales para asegurar la ausencia de patologías que pueden comprometer los rendimientos reproductivos de los animales.

En cuanto a la reproducción, añade la investigadora, "se están haciendo diagnósticos de gestación sistemáticos de los animales en determinados periodos del año" para ver qué manejo han de llevar las vacas preñadas como las secas.

Los datos fueron tomados por los veterinarios de las ADS y gestionados con una aplicación informática comercial, Isagri, que les permite, "a través del teléfono móvil, identificar individualmente a los animales, el estado, el diagnóstico de gestación, etcétera".

Lo novedoso, explica Casasús, es la implantación de ese programa "porque en esta zona no se estaba utilizando mucho y resulta una herramienta para tener en el bolsillo el estado de tus 200 reses". Optibovis, agrega, pretende "ser una demostración de que lo que se está haciendo con estos ganaderos piloto funciona, es efectivo, es interesante y eficiente" y así extender su uso entre los ganaderos de la región.

El objetivo es que "estos ganaderos piloto sirvan un poco de motores de arranque del avance y los demás puedan beneficiarse y apuntarse a este tipo de manejos, aplicar los protocolos reproductivos, las vacunas...", dice Casasús.

El proyecto ha permitido a las ADS participantes adquirir equipamiento como ecógrafos o básculas, pero el planteamiento, comenta la investigadora del Cita, es que los ganaderos y veterinarios se familiaricen con unas pautas del uso de la tecnología para que "sigan haciendo de manera rutinaria" prácticas como el control del valor nutritivo de los alimentos que utilizan, para ajustar las raciones, o saneamientos reproductivos, como diagnósticos de transmisión horizontal entre animales".

"Pretende sentar las bases que van a ser aplicables en cualquier otra explotación de carne de vacuno de montaña", indica. "De hecho, están mostrando bastante interés desde otros valles, que nos están consultando a ver cómo podrían extender los protocolos".

Etiquetas