Jacetania

JACETANIA - GESTIÓN DE PARQUES NATURALES

Ángel Casajús: "Ahora, todo lo que han intentado los pueblos nos lo han echado para atrás"

El presidente del Patronato del Parque Natural de los Valles Occidentales se muestra muy crítico con la gestión anterior

Ángel Casajús: "Ahora, todo lo que han intentado los pueblos nos lo han echado para atrás"
Ángel Casajús: "Ahora, todo lo que han intentado los pueblos nos lo han echado para atrás"
S.E.

JACA.- El Parque Natural de los Valles Occidentales se ubica en el extremo noroccidental del Pirineo oscense y ocupa una superficie de 27.000 hectáreas, a las que se suman otras 7.300 como zona periférica de protección. Su aprovechamiento repercute sobre la economía y el turismo de seis municipios: Aísa, Ansó, Aragüés del Puerto, Borau, Hecho y Jasa.

Su cima -el pico Bisaurín, a 2.668 metros-, La Mesa de los Tres Reyes, Peña Forca, la Selva de Oza y el dolmen de Agua Tuerta, junto a los ibones de Estanés y Acherito, son algunos de los muchos alicientes que ofrecen unos valles con una gran variedad de fauna y flora, además de una cultura propia, que tiene su reflejo en el Traje Ansotano o el dialecto cheso.

El alcalde de Aragüés del Puerto, Ángel Casajús, asume la presidencia del patronato, mostrándose muy crítico con la gestión anterior y solicitando el apoyo del Gobierno de Aragón para obtener el máximo partido de un tesoro verde que posee un enorme potencial para frenar la despoblación en esta zona de la Jacetania.

¿Qué le motivó a dar el paso de asumir la presidencia del patronato?

-El motivo es que en los valles no estábamos contentos con cómo se estaba gestionando el parque. Además, al presidente se le ponía a dedo desde la administración, de modo que trabajaba a favor de la administración y no hacía nada por los pueblos. Entonces, se habló entre los alcaldes de los pueblos, los ganaderos, los agentes turísticos, etcétera. Decidieron votarme y me propusieron.

¿Cuál es su principal reto?

-Vamos a intentar luchar por nuestros derechos tanto yo como la comisión de trabajo que se va a formar. Hemos cedido unos terrenos y tenemos un parque que, más que beneficios, genera trabas a los vecinos, cuando se comprometieron a apoyar la ganadería y el turismo. Tenemos problemas en los accesos, con la promoción... Nos decían que no hay dinero y no estaban haciendo nada.

¿En qué temas es necesario tomar medidas?

-El aprovechamiento de la madera, el oso, la mejora de los accesos...

¿Qué inversiones tiene pensadas para lo que resta del 2020?

-Este año no creo que haya ninguna inversión, pero intentaremos que se haga alguna cosa en los próximos años. El problema del parque también es que se hizo por decreto-ley y no fue pactado.

Desde la DGA, ¿en qué medida colaboran en su mantenimiento?

-Hay 3 brigadas (una para Hecho, una en Ansó y otra para Aísa, Borau Aragüés del Puerto y Jasa), pero si hay que hacer inversiones, al final lo tienen que pagar todo los ayuntamientos. Con Sarga tampoco estamos contentos, porque no da la posibilidad de que trabaje gente que esté desempleada en los pueblos. En las brigadas vemos gente que viene a trabajar, pero no se queda.

¿Se pierde la oportunidad que generaba el parque para luchar contra la despoblación?

-Se creó el parque para intentar que aumentase la población o, por lo menos, que se pudiera mantener, pero no han creado empleo y no han hecho nada por los pueblos.

Con inversiones y un compromiso real hacia los habitantes, ¿el parque puede ser un revulsivo para la economía de estos valles?

-Sí, pero nos tiene que apoyar la administración, porque los ayuntamientos solos no pueden. En el caso de Aragüés del Puerto, hemos cedido 3.000 hectáreas para el parque. Algún compromiso tiene que haber y hay que crear algún puesto de trabajo para la gente de la zona, ya sea como vigilantes o guías. Hasta ahora, todo lo que han intentado los pueblos nos lo han echado para atrás.

¿Teme que este verano se produzca un descenso de la afluencia motivado por la pandemia?

-Al revés. Creo que este año tendremos más afluencia, por lo menos con la gente que tiene casas en los pueblos. Ya están viniendo y cuando tengan vacaciones, muchos tienen la idea de venir con los niños, tíos, abuelos... Durante los dos últimos fines de semana, se están llenando las casas rurales. Algunas de ellas ya tienen reservas para todo el verano."

Etiquetas