Jacetania

JACETANIA - TRIBUNALES

Un jacetano víctima de una estafa gana un caso al BBVA

Los tribunales le han dado la razón tras descubrir cargos fraudulentos en su tarjeta

El demandante denunció los cargos fraudulentos a su tarjeta
El demandante denunció los cargos fraudulentos a su tarjeta
S.E.

Arturo Puente Lacasta, un jacetano que reside en Barcelona, fue víctima de una estafa en su tarjeta de crédito y demandó al BBVA, contra el que hace unos días logró una sentencia favorable, habiendo sido defendido por el prestigioso abogado Miguel Durán, ex presidente de Telecinco y ex director general de la ONCE, que enseguida se interesó por un caso que hace justicia y que bien podría inspirar una película.

Todo comenzó entre noviembre de 2017 y febrero de 2018, cuando el jacetano detectó varios cargos fraudulentos con orígenes de lo más anómalos. “Un día, en Ámsterdam, 50 euros, luego, 100; otro día, en Hong Kong; en otra ocasión, desde la provincia de Zaragoza, en Casetas y Utebo…”, relata el afectado, al que dio la razón el Juzgado de Primera Instancia nº 28 de Barcelona, estimando íntegramente su demanda y condenando al BBVA al pago de 3.951,20 euros, más sus intereses legales. Igualmente, condenó al banco al pago de las costas del juicio.

Cuando Arturo detectó los cargos fraudulentos, lo comunicó al banco, que le recomendó presentar una denuncia, lo que llevó a cabo en febrero de 2018. En los Mossos d’Esquadra le indicaron que “cada día a 8 o 10 personas les pasa lo mismo”. Sin embargo, el tiempo iba pasando y su dinero seguía perdido. “Nadie hacía nada. Si no lo solucionaban, estaban diciendo que yo era el estafador y por ahí no paso”, comentó el demandante, que decidió pasar a la ofensiva.

Así, el día 13 de noviembre de 2018 entró al banco y le exigió las llaves a la directora, amenazando con suicidarse si no le daban una solución. “Llevaba una botella de lejía y pastillas como para parar un tren”, confiesa el jacetano, que se hizo fuerte dentro de la sucursal, en torno a la que se montó un vistoso dispositivo policial, teniendo que acudir ambulancias y dos mediadores.

Los agentes entraron y trataron de reducirle, pero Arturo se mostró firme en sus convicciones. “Les dije ‘no me muevo de aquí si esto no se arregla’. Y los policías se quedaron como estatuas de sal”, recuerda el jacetano, que decidió asaltar el banco como medida extrema y con el objetivo de llamar la atención ante el desamparo de su caso. “Al cabo de dos horas y media, les comenté que estaba perfectamente, que otras personas podían necesitar esas ambulancias y que dejaran de perder el tiempo conmigo y decidí darlo por terminado”, explicó.

Entonces, los agentes le quitaron la lejía y controlaron la situación. “No me llevaron detenido, ni a comisaría (el banco no presentó denuncia). No me tocaron ni un pelo, pero pasé un examen médico, como se suele hacer en estos casos”, comentó el jacetano, cuya hazaña despertó simpatías. “Cuando me llevaron en ambulancia al hospital, todos se pusieron a aplaudirme”.

Partiendo de su experiencia, Arturo quiere animar a otras víctimas de estafa a defender sus derechos. “Que se muevan, porque se puede conseguir”, concluyó el jacetano, que ya denunció esta problemática (la inacción de las entidades bancarias ante cargos fraudulentos en las tarjetas) en TVE, en el programa que presentaba Javier Cárdenas. Y tres años después, concluye felizmente este proceso judicial.

Etiquetas