Jacetania

GENTE DE AQUÍ

Javier Gazapo: “Desearía hacer el Camino con la cartera bien grande”

Si el jacetano se perdiera por la ruta jacobea, habría que buscarle “entre Somport y Canfranc, sin duda”

Javier Gazapo
Javier Gazapo
R.G.

Nos encontramos de lleno en este Año Jacobeo que se celebrará entre 2021 y 2022. ¿Es de los que prefiere recorrer el Camino de Santiago cuando ‘está de moda’ o en momentos más tranquilos?

—Yo siempre voy a la última; por eso, prefiero hacerlo en momentos tranquilos.

¿Qué espera del novedoso encuentro de convivencia que tendrá lugar este mismo sábado con los amigos de la ruta jacobea de Huesca?

—Consolidar la buena sintonía que existe entre las asociaciones, dar a conocer el Camino de Santiago y tomarnos unas cañitas.

Dime con quién te juntas y te diré quién eres. ¿Hace un casting para seleccionar a sus amistades?

—Por supuesto, al estilo “paso palabra”.

Ojo avizor. ¿Se precia de ver las intenciones a distancia?

—En cierta forma, a caballo regalado, no le mires el diente.

Sostiene el norteamericano Howard Gardner, un prestigioso psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, que no hay un buen profesional que sea mala persona. ¿Conoce a alguno para contradecirle?

—Conozco incluso a malos profesionales que son buenas personas.

Continuando con el trabajo, ¿se puede decir que el negocio es la negación del ocio o usted se divierte currando?

—Hombre, a veces, el negocio sale del ocio. Además, sin trabajo, no hay diversión, y para divertirse hay que trabajar.

Parece que este año el valle del Aragón refuerza su posición en el Camino de Santiago con el nuevo centro de acogida e información que se ha levantado en Canfranc Estación y el albergue de peregrinos abierto hace dos semanas en Canfranc Pueblo. Sin embargo, da la impresión de que el territorio continúa sin saber aprovechar todo el potencial que posee la ruta jacobea. ¿A qué porcentaje cree que se le está sacando partido hoy en día?

—A un 1,5 %, siendo optimista.

El Camino de Santiago Francés por Aragón comienza en el puerto del Somport y lleva al peregrino hasta Undués de Lerda, atravesando Canfranc Estación, Villanúa, Jaca o Santa Cilia, entre otras muchas localidades. ¿Cuál es su rincón favorito de la ruta a su paso por la comarca de la Jacetania?

—El mirador de Arrés, en una puesta de sol.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

—El híbrido “altoaragonés cosmopolita”.

Si los Reyes de Aragón levantaran la cabeza y vieran el panorama (mundial), pandemia incluida, ¿cree que retornarían a su reposo eterno a la velocidad del rayo?

—Por supuesto, pero no antes de haber cortado unas cuantas cabezas.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

—Además de los limones, la divulgación del trabajo y los valores que aporta el asociacionismo en nuestra sociedad.

Por el contrario, ¿cuál es la excitación que más le irrita?

—La alta carga política en todos los sectores de la sociedad.

¿A palabras necias, oídos sordos, la otra mejilla o mamporro –dialéctico-?

—Antes era más de oídos sordos; ahora, más de mamporro dialéctico.

En el caso de que quisiera perderse y alejarse de la civilización por un tiempo, ¿en qué tramo del Camino entre Somport y Santiago de Compostela habría que buscarle?

—Entre Somport y Canfranc, sin duda.

Al margen de recorrer con frecuencia la ruta jacobea, en esto del deporte, ¿practica o admira?

—Practico.

Un deseo para lo que resta del presente Año Jacobeo.

—El final de la pandemia. Si no hubiera pandemia, diría que deseo para todos eso que tanto le gusta a los más jóvenes y a los que ya no son tan jóvenes… Vivir nuevas experiencias, como, por ejemplo, hacer el Camino Francés desde Somport hasta Santiago, con la mochila pequeña y la cartera bien grande. 

Etiquetas