Jacetania

concentración

Alrededor de 350 personas reiteran en Jaca que “es urgente regular” los parques solares

Representantes de la Jacetania y el Alto Gállego han leído un comunicado tras celebrar una tractorada

Tractor con un mensaje reivindicativo en la concentración de este domingo en Jaca.
Tractor con un mensaje reivindicativo en la concentración de este domingo en Jaca.
R. G.

Alrededor de unas 350 personas y 20 tractores se han concentrado este domingo en la plaza Biscós de Jaca, respondiendo a la llamada de la Plataforma en Defensa del Paisaje y la Vida en el Pirineo, que ha vuelto a reiterar que “es urgente una regulación local, autonómica y estatal” de los macroparques solares ante el impacto económico y paisajístico que podrían generar los proyectos que se plantean en el entorno de Jaca y Sabiñánigo.

La encargada de abrir el comunicado de la plataforma ha sido una niña de Espuéndolas, Julia Ferrando, que ha leído que “nuestro paisaje no es un simple decorado, sino el espacio que nos acoge y en el que descansa nuestro patrimonio”, además “del marco imprescindible para las actividades económicas diversificadas que garantizan nuestro futuro”.

“Ante la avalancha de proyectos de macroparques fotovoltaicos que nos afectan, los vecinos y las vecinas de estas comarcas del Pirineo sentimos amenazado nuestro modo de vida”, ha continuado Orosia Casasús, vecina de Larrés, agregando que esta movilización supone “dar un paso al frente y unirnos, comprometiéndonos a participar en el diseño de las alternativas que sin duda existen”.

En tercer lugar, la presidenta de Amigos del Serrablo, Pilara Piedrafita, ha asegurado que “es momento de renovar nuestro compromiso con el reconocimiento y la conservación de nuestro patrimonio cultural, para el que los macroproyectos fotovoltaicos previstos suponen también una grave amenaza, ya que generaría una dantesca panorámica de mar de placas y líneas de alta tensión”.

Para la presidenta de la Asociación Doña Sancha, de Jaca, Isabel Castillo, es preciso llevar a cabo “una apuesta decidida por el fomento del ahorro y la eficiencia energética”, así como “el apoyo a las pequeñas cooperativas de producción y consumo, que pueden ser una alternativa a los macroproyectos”.

Beatriz Peñarrubias, componente de la junta de la Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego (Aepag), explicó que “implantar grandes plantas fotovoltaicas no hará más competitivas a las empresas y las industrias de la zona” y agregó que “el impacto sobre una posible generación de empleo es mínimo y se concentra en los meses de la construcción”.

La presidenta de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja), Marian Bandrés, ha recordado que “las instalaciones que se están proyectando en el Alto Gállego y la Jacetania y siguen avanzando en su tramitación ocuparían más de 900 hectáreas, una superficie similar a 1.260 campos de fútbol, lo que convertiría nuestra zona en la segunda superficie de placas fotovoltaicas más grande de Aragón y entre las cinco más grandes de España”. Además, “hay empresas que continúan ofreciendo contratos de alquiler en la zona, lo que nos lleva a pensar que esto podría ser tan solo la punta del iceberg”.

Adrián Jarne, ingeniero agrónomo de Larrés, ha señalado que “el modelo energético que amenaza la parte baja de estos valles inundaría con placas solares, estructuras metálicas y líneas de alta tensión las zonas más fértiles de cultivo”. “Este hecho generaría un efecto devastador en el sector primario, poniendo en peligro la continuidad de grupos básicos como cooperativas agrarias, ADS ganaderas y como consecuencia, el resto de agricultores y ganaderos de las comarcas quedarían gravemente afectados, poniendo en cuestión la continuidad de sus explotaciones”, ha advertido.

Por último, Daniel Lacasa, joven ganadero de Barós (Jaca), concluyó que “es urgente poner freno a esta burbuja especulativa, estableciendo una moratoria a nivel nacional que paralice este tipo de grandes proyectos, para poder evaluar el impacto real y regular su implantación de forma que sean compatibles con la vida en el medio rural”. Por todo ello, “reiteramos la exigencia de una urgente regulación local, autonómica y nacional”, agregó el jaqués, reclamando “una estrategia que proteja al sector primario y garantice el futuro del medio rural”.

La plataforma convocante afirmó que a este manifiesto se han adherido alrededor de 25 organizaciones, entre las que figuran diversos grupos políticos de PSOE, PP, PAR, CHA y Podemos (en su mayor parte, cargos de la Jacetania y el Alto Gállego) y asociaciones agrarias como UAGA y Asaja, además de CC.OO y varios colectivos sociales, culturales o medioambientales.

Etiquetas