Jacetania

JACETANIA - COSAS DE CASA

La Oficina de la Montaña de Jaca, un centro pionero a nivel nacional

Supera el millar de visitantes desde su puesta en marcha en julio por acuerdo de Consistorio y FEDME

Íñigo Ayllón, dentro de la Oficina de la Montaña.
Íñigo Ayllón, dentro de la Oficina de la Montaña.
R.G.

Los aficionados a realizar actividades en el medio natural contarán este invierno con la asistencia de la Oficina de la Montaña, un centro que se inauguró el día 6 de julio en Jaca, en virtud del convenio firmado entre el Consistorio y la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), que se encarga de gestionar este centro pionero a nivel nacional.

“Este proyecto tiene dos patas”, como explica el director de la Oficina de la Montaña, Íñigo Ayllón, que se dedica al asesoramiento jurídico y técnico en actividades de montaña y naturaleza. Además, es guía de media montaña, como David Seguido y Álex Montañés, que completan el personal de la instalación ubicada en la plaza de Elche, que en horario de invierno abre a diario de 16:30 a 20:30 horas.

Por un lado, la oficina centra sus servicios en “asesorar a las personas que vienen al centro visitantes de Jaca y que luego se van por el valle del Aragón (Canfranc, Villanúa…) o hacia Hecho y Ansó”. “Se intenta primar lo de aquí, pero eso no significa que no demos información de Ordesa, Benasque o el Alto Gállego”, precisó Ayllón.

El desarrollo del proyecto implica una primera etapa en la que “el centro tiene que ser algo conocido y consolidado”. De ahí que el 14 de octubre se anunciase una campaña con la implicación de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja) “para tener el código QH en los establecimientos de Jaca y que el visitante pueda acceder a la página web”.

Precisamente, la otra ‘pata’ gira en torno a su portal (oficinainformacionmontaña.es), cuyo ambicioso reto es “convertirse en la página web de referencia sobre información en montaña a nivel estatal”. Un objetivo que requiere “un trabajo arduo” y “una enorme red de colaboradores” que ofrecen información actualizada de los diferentes macizos.

Buena acogida

La Oficina de la Montaña suma más de 1.000 visitantes desde su apertura. “Estamos muy contentos por el feedback de la gente. Se está haciendo mucho boca a boca, sobre todo entre personas de fuera”, comentó Íñigo Ayllón, para el que “la gente recibe bien que haya una fuente unificada de información” sobre montaña, algo de lo que en Jaca hasta ahora informaba la Oficina de Turismo.

“Quiero agradecer al Ayuntamiento la apuesta por crear esta oficina, que es pionera en España. Y pone Jaca al mismo nivel que Chamonix (Francia) o Courmayeur (Italia)”, continuó el director del espacio, agregando que “el centro está llamando la atención de mucha gente y en cierto modo, está generando envidia”.

Sin ir más lejos, un día después de la inauguración, Ayllón recibió la llamada de una concejala de Cabrales (Asturias) “para preguntar qué había que hacer para tener una oficina así en los Picos de Europa”. También, existe una gran química con la Federación Vasca de Montaña, ya que “buena parte de los visitantes son de allí”, Aragón o Madrid.

“La gente está viendo que el centro funciona y se anima a venir. Algunos repiten y otros se acercan recomendados”, continuó Ayllón. Por ahora, “se ve mucha gente con un perfil bajo de formación técnica sobre montañismo y mucho desconocimiento de la zona”. Incluso, “hay quien quiere que le prepares el fin de semana y hay que darle la actividad que mejor pueda encajar, en función de su nivel y sus intereses”, afirmó.

Entre los visitantes, también “hay gente que controla de la montaña, pero no conoce la zona”. Además, se han recibido consultas de especialistas, como guías o empresas de turismo activo. “Es sobre todo gente de fuera, que tiene la actividad planificada y preparada, y lo que busca es información extra”, dijo Ayllón.

Con las condiciones actuales, “en función de la actividad de montaña que se vaya a realizar, llevar crampones, piolet y casco comienza a ser obligatorio en las zonas altas”, aparte de “valorar la capacidad técnica y física”. Además, hay que informarse bien, porque “desde Jaca, en Collarada se puede ver apenas una manchita de nieve, pero esa manchita te va a obligar a llevar crampones si no quieres jugarte un accidente”.

Concienciación

Habitualmente, los habitantes del Pirineo están más concienciados que los visitantes. “Es otra de las máximas que tenemos claro, según los datos de siniestralidad”, dijo Íñigo Ayllón, agregando que “la gente de fuera viene con menor conocimiento y hay riesgos que les cogen por sorpresa”. “Es algo que tenemos que intentar paliar, que la gente no se entere aquí de las condiciones, sino antes de empezar la actividad”, precisó, recordando que la oficina abre solo por la tarde “para concienciar de que la actividad se prepara de hoy para hacerla mañana”, porque “prepararla la misma mañana ya es tarde”.

En verano, hubo una gran afluencia de visitantes a Jaca y se mantuvo la tendencia creciente que registra el turismo de naturaleza. Desde la Oficina de la Montaña, “se ve un perfil de montañero que es más regular y viene durante toda la semana”, frente “al turista que llega un puente, sin intención de hacer montaña, aunque si surge se da un paseo”. Sobre el puente de diciembre, Ayllón tiene claro que “va a ser muy decisivo en lo económico, en cuanto a las estaciones de esquí y la hostelería”, si bien “dependemos de la nieve”. Aparte, “hay mucha gente de otras comunidades que la temporada pasada no pudo esquiar, con lo cual esperamos que sea una locura”, apuntó, expresando la voluntad del personal del centro de “informar de las condiciones de la nieve lo mejor posible”.

La Oficina de la Montaña cubre parcialmente el vacío que dejó el centro A Lurte de Canfranc, que el pasado invierno dejó de emitir sus boletines de aludes, remitiendo a la información que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Ojalá, A Lurte vuelva ser lo que fue hace unos años, dando información local con gente de aquí que salía todos los días a la montaña”, comentó Ayllón, recordando que “fue un éxito y tuvo una recepción espectacular”.

Los estudios de siniestralidad de la FEDME siguen reflejando “la falta de preparación, material adecuado o conocimiento de la zona”, por lo que la Oficina de la Montaña se propone “insistir en unas pequeñas pautas”, sabiendo que “puede venir alguien de Madrid y no saber que en un sendero de Jaca puede haber hielo o nieve”. También, “falla mucho la cartografía, saber leer un mapa o una curva de nivel”, lamentó.

“Una actividad puede ser fácil, pero los peligros pueden estar ahí, como una plancha de hielo o una zona de caída importante en una parte estrecha de un sendero. Los peligros del terreno están ahí, independientemente de la duración de la actividad o su dureza física”, concluyó Ayllón, que abrirá las V Jornadas de Derecho y Montaña, previstas los días 25 y 26 en el Palacio de Congresos de Jaca. 

Etiquetas