Jacetania

ENTREVISTA

Javier Grasa Alonso: “Aragón sale malparado en el Códice Calixtino”

El historiador jaqués ofreció una charla y una visita guiada sobre los efectos del Camino de Santiago en el territorio

Javier Grasa Alonso, en el Ayuntamiento de Jaca.
Javier Grasa Alonso, en el Ayuntamiento de Jaca.
R.G.

Durante las jornadas de concienciación jacobea que organiza la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca, el historiador jaqués Javier Grasa Alonso estuvo cerca de llenar el aforo establecido en el Ayuntamiento con su reciente conferencia sobre la influencia de la ruta de los peregrinos en Aragón. Además, una parte de los asistentes asistió a la posterior visita guiada que ofreció por el patrimonio jaqués.

Una de las conclusiones de su ponencia es que el Códice Calixtino -el manuscrito más célebre de la peregrinación jacobea, datado en el siglo XII- “se realizó por promoción de Diego Gelmírez (arzobispo de Santiago), bajo la ficción de que fue Calixto II y se lo entregó a Aymeric Picaud, depositándolo en Santiago, con una bula del papa Inocencio II”.

“Es totalmente mentira. Es una invención de Gelmírez”, aseguró el joven, agregando que “Aragón sale malparado en el códice, porque el arzobispo estaba en rebeldía contra Alfonso El Batallador, que le persigue y le derrota en cada batalla, hasta obligarle a salir de León y refugiarse en Galicia”. “Por eso, de Jaca no se dice casi nada en el códice, lo que no tiene sentido, cuando ya estaban construidos la Catedral de Jaca, el Monasterio de San Juan de la Peña o el de Santa Cruz de la Serós, aparte de Santa María de Iguácel o San Adrián de Sasabe. Alguien no quiso sacarnos”, denunció.

Con respecto a los principales hitos del Camino de Santiago en Aragón, Javier Grasa Alonso destacó que “el de Santa Cristina (en el Somport) llegó a ser uno de los tres hospitales más grandes de la Cristiandad” y aclaró que “se fundó en torno al año 1100, no por Sancho Ramírez, que creó Canfranc, sino por Pedro I, que, aparte de conquistar Huesca, Barbastro y Monzón, dio tierras al hospital”, si bien “quien lo potencia es Alfonso El Batallador”.

“Habiendo realizado el Camino de Santiago Francés por Aragón, me llena de tristeza empezar la ruta en Somport y contemplar las ruinas de Santa Cristina”, continuó, agregando que “se podrían emplear fondos europeos para reconstruir el hospital”. “En estos tiempos, en los que se cuestiona la UE, sería bueno recuperar un puente entre Aragón y el Béarn, donde atender a los peregrinos para que tengan un buen recuerdo y vuelvan”, razonó.

Por otro lado, Javier Grasa Alonso dijo que “el Fuero de Jaca (1077) supuso la concentración de los habitantes y atrajo a un gran número de extranjeros, especialmente francos, pero también ingleses, italianos y alemanes”. Entre “los visitantes ilustres”, citó a los reyes ingleses Ricardo Corazón de León y Eduardo III, al francés Luis VII y al duque Guillermo IX (padre de Leonor de Aquitania).

Otra curiosidad que apuntó el historiador es que “a finales del siglo XI, en la calle Mayor vivían solo de forma segura dos aragoneses (Míchel de Bescós y Guillermo de Canfranc), mientras que el resto eran extranjeros”, cuya huella pervive con apellidos de origen franco como Alamán, Berges, Bonis, Domec o Morláns.

Etiquetas