Jacetania

Cáritas de Jaca espera abrir su nuevo centro de día en 2023

Se dedican 1,6 millones de euros al proyecto que ocupará el antiguo colegio de Santa Ana

Una presentación del edificio de la calle del Coso, donde se ubicará el centro de día.
Una presentación del edificio de la calle del Coso, donde se ubicará el centro de día.
Ricardo Grasa

Cáritas Diocesana de Jaca sigue trabajando en el proyecto del centro de día que abrirá en el antiguo colegio de Santa Ana, en la calle del Coso, a donde en próximos meses espera trasladar la atención a los participantes, la despensa solidaria, el ropero y los talleres y cursos, según explicaron desde la entidad este pasado jueves al presentar su campaña de Navidad.

Las obras comenzaron en marzo de 2020 y está previsto que su primera fase acabe en marzo de 2022, cuando empezará la segunda fase, adecuando la planta baja del edificio, donde estará el centro de día. Actualmente, hay unos meses de retraso (con los trabajos de albañilería casi completados y problemas de suministro en algunos trabajos). La idea es equipar el centro en el primer trimestre de 2023 y empezar a funcionar en el segundo trimestre de ese año.

El proyecto plantea un centro de día para 24 personas en la planta baja, donde también se situarán las instalaciones que ahora están en la Casa Diocesana. A corto plazo, no se va a dar uso a la segunda y la tercera planta, aunque se baraja dedicarlas a apartamentos tutelados.

La inversión es de 1,6 millones de euros (entre el coste del solar y las propias obras). Cáritas se encarga de la financiación con su remanente (donaciones, herencias…) y un crédito solicitado a un banco ético, a devolver en 25 años. Cabe recordar que el edificio fue comprado a las hermanas de Santa Ana, que lo abandonaron y lo traspasaron a un precio ventajoso. El proyecto se ha visto retrasado y encarecido por la necesidad de cumplir la normativa relativa a los edificios del casco histórico.

Con respecto a la campaña de Navidad, el director de Cáritas en Jaca, Marcos Lera; su homólogo en Sabiñánigo, Ramón Botín; y el sacerdote jaqués Fernando Jordán han hecho “un llamamiento a la colaboración ciudadana”, pues “la situación está mejorando, pero hay familias que siempre están en precario y es muy difícil que salgan de esa situación”.

El programa de acogida de Cáritas en Jaca y Sabiñánigo atendió este año (hasta el 30 de noviembre) a 1.234 personas de 481 familias. Aproximadamente, el 60% (unos 700) fueron españoles; también, hubo 150 de Colombia y 130 de Marruecos. Con respecto a 2020 (1.519 personas atendidas de 566 familias), “hay un descenso, pero las cifras continúan siendo altísimas”, pues entre 2017 y 2019 se atendía en torno a 750-800 personas. Este año, a falta de contabilizar diciembre, Cáritas destinó 48.127 euros en ayudas desde Jaca y Sabiñánigo (el año pasado fueron 43.584 euros).

Marcos Lera, Fernando Jordán y Ramón Botín, al presentar la campaña de Navidad de Cáritas, en la Casa Diocesana de Jaca.
Marcos Lera, Fernando Jordán y Ramón Botín, al presentar la campaña de Navidad de Cáritas, en la Casa Diocesana de Jaca.
Ricardo Grasa
Etiquetas