Jacetania

MOVILIDAD

Jaca renovará el sistema de control de acceso al casco histórico

El proyecto costará 232.000 euros y se instalará entre marzo y julio

Un vehículo, entrando en la tarde de este jueves al casco histórico de Jaca, por la plaza de San Pedro.
Un vehículo, entrando en la tarde de este jueves al casco histórico de Jaca, por la plaza de San Pedro.
R.G.

El Ayuntamiento de Jaca destinará 232.000 euros a la instalación del nuevo sistema de control de acceso al casco antiguo, cuyo proceso se iniciará en marzo y estará acabado en torno al mes de julio. El proyecto se daba a conocer a los vecinos en una reunión celebrada este miércoles en el Palacio de Congresos.

El sistema de bolardos actual se instaló hace casi 20 años en cuatro puntos (el inicio de la calle Mayor, el acceso a plaza de San Pedro, la calle 7 de Febrero y la calle Ferrenal), logrando encauzar el tráfico. Ahora, la instalación está inoperativa y el paso de vehículos, fuera del horario permitido, ha aumentado considerablemente.

Con el nuevo proyecto, esos accesos y los nuevos sistemas que se van a instalar estarán automatizados y se ampliarán a todo el perímetro del casco. Así, además de garantizar la seguridad, se va a minimizar el recorrido de vehículos por el casco, pues cada vehículo autorizado tendrá asignado un punto de entrada y salida, en función de la zona o el aparcamiento al que deba ir.

Se actuará en 15 puntos que dan acceso al casco. Los puntos para salida y entrada serán el final de la calle Mayor, la calle 7 de Febrero, la calle Ramiro I, la calle del Seminario y el acceso a la plaza de San Pedro. Los puntos destinados solo para salir serán las calles San Nicolás y Correos, mientras que los destinados solo para entrar serán las calles Puerta Nueva y Ferrenal y el inicio de la calle Mayor.

Los accesos que se clausurarán y que no serán transitables por vehículos, salvo en caso de emergencias o necesidades del Ayuntamiento, debido a que se cerrarán con bolardos fijos desmontables, serán la calle del Pez, el Pasaje Unión Jaquesa, la calle Santa Orosia, el callejón del Castillo y la plaza Biscós.

La obra se ejecutará en 6 fases para garantizar en todo momento el acceso de los vehículos autorizados. La fase 1 incluye las calles Ferrenal y Ramiro I; la fase 2, la calle Correos, el inicio de la calle Mayor y la calle Seminario; la fase 3, la calle Santa Orosia, el callejón del Castillo y la plaza de San Pedro; la fase 4, la plaza Biscós y las calles San Nicolás y del Pez; la fase 5, las calles Puerta Nueva y el final de calle Mayor; y la fase 6, la calle 7 de febrero.

El proyecto plantea el cierre total del tráfico por el casco para garantizar la seguridad frente a ataques, asegurando el paso de fuerzas de seguridad, sanitarios, bomberos y emergencias si fuera necesario. El sistema será sostenible y empleará las últimas tecnologías en control de acceso y gestión de datos. Los puntos de acceso estarán interconectados y se comunicarán con la red de datos del Ayuntamiento y los equipos informáticos.

El sistema, que incluye bolardos automáticos, semiautomáticos, fijos y desmontables, estará vinculado a un lector de matrículas que tendrá registrados los vehículos autorizados, adecuando el acceso al casco de los vecinos y el personal de reparto. Los puntos de acceso y salida se acordaron entre el equipo de la obra, Urbanismo, Policía Local y el equipo de gobierno.

Etiquetas