Jacetania

ecos/ de cerca

Miguel Carasol: "Es un privilegio pertenecer a un territorio con tanta historia"

Desde 2015, se encarga de dar vida al conde Aznar, el personaje central del Primer Viernes de Mayo, la fiesta más popular de Jaca 

Miguel Carasol representando la figura del Conde Aznar en la Fiesta del Viernes de Mayo.
Miguel Carasol representando la figura del Conde Aznar en la Fiesta del Viernes de Mayo.
Ricardo Grasa

¿Cómo están los ánimos de fiesta después de estos dos años de parón?

-Lógicamente, hay mucha ilusión por que se vuelva a celebrar. En la calle se notan muchas ganas; sin duda, va a ser un año especial.

¿Ya está mentalizado de que, como el resto de los 850 escuadristas, va a tener que desfilar con mascarilla, en lo que supondrá un hecho posiblemente inédito en la historia de esta fiesta milenaria?

-Hay determinadas normas con las que uno no se tiene que mentalizar. Si los expertos dicen que es bueno para evitar males para los que te rodean, bienvenido sea. Otra cosa será que de aquí al día 6 esto pueda variar. En ese caso, pues mejor para todos.

El canto del himno de la fiesta solía reunir a miles de personas en la calle Mayor. Sostiene el presidente de la hermandad, Carlos García, que puede ayudar a los vecinos de Jaca a volver a juntarse y perder el miedo a las aglomeraciones. ¿Está de acuerdo?

-Creo que las declaraciones del presidente no se ciernen al canto del himno, si no a la fiesta en general. Considero, al igual que él, que el hecho de juntarnos todos en la calle y disfrutar de las actividades del Primer Viernes de Mayo ayuda a volver a la normalidad y mirar hacia adelante, pero sin ser un inconsciente y olvidarse de lo que todavía está.

¿Qué repercusión puede tener a medio y largo plazo el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional?

-Era una reivindicación que la Hermandad del Primer Viernes de Mayo perseguía desde hace muchos años. Y por fin, con la colaboración del Ayuntamiento, se consiguió en 2020. Es un reconocimiento a una fiesta milenaria que nunca se ha dejado de celebrar y que fomenta la identidad, la cultura y la tradición de Jaca. A corto y medio plazo, ayudará de manera determinante a mejorar en todos los aspectos, además de dar a Jaca otro aliciente más para visitarla y por ende a todo el territorio.

Si se pudiera viajar en el tiempo, ¿iría al año 760, a ver la batalla de la Victoria? Y en tal caso, ¿se atrevería a participar?

-Entiendo la pregunta como jocosa, así que le contestaré de la misma manera. No solo es que participaría en ella, sino que la ganaría; para eso, uno representa al conde Aznar.

¿Qué se le pasa por la cabeza cuando acude al homenaje al conde Aznar, el jueves previo a la fiesta?

-Es uno de los momentos más bonitos por todo lo que rodea el acto: el entorno, San Juan de la Peña, la cuna del reino de Aragón, la solemnidad con la que se celebra, la participación de los compañeros de la hermandad, de los jaqueses, las siempre justas y didácticas palabras de Valentín Garcés, del cabildo de la Catedral... Es un privilegio pertenecer a un territorio con tanta historia, poder participar y rendir homenaje al héroe local.

¿Qué es lo mejor de interpretar al conde Aznar?

-Es un personaje muy querido y respetado, al que se le trata de manera especial. Pondré un par de ejemplos. Es indescriptible pasar por cualquier calle por la que discurre el desfile y ver a tus vecinos celebrando, derrochando sentimiento y vitoreándote, como si efectivamente en ese momento viniéramos de ganar la batalla, o poder ir a los colegios a sembrar la semilla de la fiesta a la cantera que en breve tendrá la responsabilidad de hacerla más grande y mejor, viendo la cara de los niños, esa ilusión que no tiene fondo, inocencia y mucho más...

¿Y qué es lo peor de representar este papel?

-Todavía no lo he descubierto.

¿Por quién doblan las campanas? Un recuerdo en positivo.

-Siempre recuerdo a los que mantuvieron esta fiesta y a los que participaron de una u otra manera. Gracias a ellos estamos aquí. En casi nada, Fiesta de Interés Turístico Nacional. ¡¡Y lo que queda!!

¿A quién haría una reverencia?

-No creo que se tengan que hacer muchas reverencias, pero a cada uno de los que participan en el desfile y de los que están fuera, ya que todos hacemos esta magnífica fiesta. Y sin unos no tendrían sentido los otros.

¿Orgullo altoaragonés o cosmopolitismo planetario?

-Como en todo, el término medio. Cuida lo tuyo, como he dicho antes: identidad, cultura, tradición, costumbre… Enseña y aprende de los demás, respeta, sé inclusivo y posiblemente tendremos más fuerza que menos.

Si los reyes de Aragón levantaran la cabeza y vieran el panorama mundial, incluida la guerra en Ucrania, ¿cree que retornarían a su eterno reposo con la velocidad del rayo?

-Supongo que el pensamiento sería ‘qué poco han aprendido estos, ¿tendrán escuelas?’.  

Etiquetas