Jacetania

tradiciones

Explosión de felicidad en Jaca con el Primer Viernes de Mayo

Los jaqueses abarrotaron el casco histórico para asistir al desfile y el canto del himno de la fiesta

La calle Mayor estuvo abarrotada durante el canto del himno de la fiesta.
La calle Mayor estuvo abarrotada durante el canto del himno de la fiesta.
R. G.

Miles de vecinos de Jaca se han echado a las calles para conmemorar el Primer Viernes de Mayo, en lo que ha supuesto una auténtica explosión de felicidad colectiva para la ciudad, que ha dado rienda suelta a las enormes ganas de fiesta que permanecían contenidas por la pandemia desde el último precedente vivido el día 3 de mayo de 2019.

Tres años y tres días después, ha concluido la condena y ha regresado esta popular cita, toda una apoteosis del sentimiento jaqués, que vuelve engalanada con el ansiado título de Fiesta de Interés Turístico Nacional, que se concedió en 2020 y que vino a redoblar las ilusiones del público y del millar de participantes, a los que por fortuna les acompañó el tiempo en un día tan señalado.

Canto del himno.

La jornada festiva ha comenzado con la diana de la Banda de Música “Santa Orosia”, que ha dado paso a la concentración de las escuadras a las puertas del Ayuntamiento de Jaca, emulando cómo los bravos jacetanos se reunieron en el año 760 de cara a combatir a los moros en la Batalla de la Victoria. Su gloria dio pie a una singular fiesta, que se celebra desde el siglo VIII.

Cumpliendo con la tradición histórica, buena parte de los escuadristas han participado en la peregrinación cívico-religiosa, que ha dado comienzo en el Consistorio y ha concluido en la ermita de la Victoria, donde se ha oficiado una misa, sucediendo al mismo tiempo otro tanto en la Catedral. Junto a la propia ermita, se han concentrado numerosos grupos de familias y amigos, que han degustado un buen almuerzo tras madrugar o pasar la noche en vela.

850 escuadristas

La emoción y el orgullo han alcanzado nuevas cotas al mediodía, coincidiendo con el desfile de entrada triunfal, durante el que han participado unos 850 escuadristas. Desde los artesanos y las artesanas hasta los labradores y las labradoras, pasando por la caballería, el cortejo histórico y el cortejo del conde, cada colectivo ha puesto su granito de arena para dar colorido a esta fiesta milenaria.

Sin lugar a dudas, uno de los grandes momentos ha sido la entrada del conde Aznar, representado por Miguel Carasol, tras el que han desfilado las diferentes escuadras a las que el público ha aplaudido y vitoreado como si efectivamente volvieran de derrotar a ‘los miles de moros ufanos que buscaban de Jaca su presea’, tal y como dice una de las estrofas del himno de esta fiesta, incorporado a mediados de los años 50.

Tanto Manuel Armañac, componente de los artesanos y abanderado de la hermandad, como la síndico, Olvido Moratinos, han sido otros de los protagonistas destacados de un día que ha vuelto a impregnar Jaca del olor a pólvora y clavel, devolviendo el protagonismo a las descargas de los trabucos y los saludos de banderas, entre espadas y gorros bordados con flores y espejos.

El clímax del Primer Viernes de Mayo se ha vivido pasadas las dos de la tarde, cuando miles de jaqueses han cantado de memoria y al unísono el himno compuesto por la letra de Eugenio Villacampa y la música de José Luis Ortega Monasterio, demostrando uno año más que ‘Jaca libre sabe vivir a la sombra del monte Oroel’.

Últimos actos

La fiesta continúa esta tarde con el concierto que el grupo Green Velvet, de versiones pop-rock de los años 80, ofrecerá a las 19:30 horas en la plaza Biscós. En paralelo, la plaza del Pez será escenario del festejo de la peña Charumba, que tiene un aliciente añadido, pues se recaudarán fondos para la carrera solidaria Jaca Lucha Contra Duchenne, que se celebrará el día 24 de septiembre. Además, se prevé animación en diversos restaurantes y pubs locales.

El programa de actos del Primer Viernes de Mayo concluye este sábado. A las 11 horas, en las plazas Catedral y Ripa, habrá juegos tradicionales aragoneses, y a las 13:30 horas, desde el Consistorio, saldrán los gigantes y cabezudos, junto a la charanga local Os Mozés. Como colofón, a las 18 horas, se ofrecerá una chocolatada en la plaza Biscós, donde a las 19:30 horas actuará el grupo Nuei.

Etiquetas