Jacetania

SANIDAD

Repollés anuncia la inminente llegada de facultativos a Canfranc y Escarrilla

La consejera defiende que el nuevo pliego del transporte sanitario urgente “es mucho mejor que el actual”

La consejera en la entrada del hospital.
La consejera en la entrada del hospital.
Ricardo Grasa

Sira Repollés, consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, ha declarado este martes, en su visita al Hospital de Jaca, que “para final de semana se podrá disponer de facultativos suficientes para cubrir los centros sanitarios de Canfranc Estación y Escarrilla (Sallent de Gállego), en condiciones de normalidad, con urgencias, gracias al ofrecimiento de profesionales para cubrir estas plazas”.

“Canfranc Estación y Escarrilla siguen funcionando como centro de salud en horario normal y asisten a los domicilios. La única dificultad la encontramos con los Puntos de Atención Continuada (PAC), por el déficit de médicos que estamos sufriendo todas las comunidades”, continuó la consejera, convencida de que “a lo largo de la semana se solucionarán estos puntos conflictivos”.

Hay que recordar que cerca de 400 personas se concentraron el día 9 de julio en Canfranc Estación, en defensa del mantenimiento de las urgencias que atienden a dicha población y al entorno (Villanúa, Astún, Candanchú…), ante el cierre del PAC por la escasez de personal. El Gobierno de Aragón realizó un llamamiento entre los colegios de médicos y enfermeros, que estaría a punto de dar sus frutos.

Ambulancias

Otro de los asuntos que preocupan en la Jacetania es el nuevo pliego del transporte sanitario urgente, cuya entrada en vigor -el día 1 de enero de 2023- dejaría a Jaca sin UVI móvil durante 12 horas al día, según denuncian los sindicatos de ambulancias, que reunieron a cerca de 500 personas en una concentración convocada el día 22 de junio en la localidad jaquesa.

“El nuevo pliego de transporte sanitario urgente lleva una dotación económica de 13 millones de euros más al año. Mejora sustancialmente tanto la presencialidad de los recursos, como sus características y la distribución para garantizar una atención urgente”, aseguró Repollés, añadiendo que “los tiempos están mejorados gracias a las isócronas que proporciona el Instituto Geográfico de Aragón”.

“En la zona sanitaria de la Jacetania, el Alto Gállego y el Sobrarbe, se multiplican por diez las horas de presencialidad de los recursos, cuando un recurso presencial se activa de forma inmediata y uno localizado tarda un mínimo 15 minutos”, ha dicho la consejera, para la que “solo con esto el nuevo pliego es infinitamente mejor que el actual y garantiza la asistencia en el mejor tiempo posible”.

Saturación de centros

Recientemente, algunos de los centros hospitalarios se vieron saturados a causa de los efectos de la ola de calor. En ese sentido, Repollés ha dicho que “en los últimos días hubo de un 7% a 8% más de urgencias en los hospitales de la red aragonesa”, siendo “especialmente conflictivos el Miguel Servet y el Royo Villanova”, ambos situados en Zaragoza.

Entre los pacientes ingresados sobresale “el perfil de una persona mayor y con problemas crónicos”, de modo que la consejera animó a la tercera edad a seguir las recomendaciones de los centros sanitarios para sobrellevar las altas temperaturas. A su juicio, esta saturación “es una situación puntual” y pronto “se volverá a la normalidad”.

Además, “el Covid-19 está en una curva de bajada, tras alcanzar el pico el 7 de julio”, como ha explicado, agregando que en verano en Aragón “se ha llegado a tener a 800 facultativos infectados y ahora son unos 570”. Sobre la mascarilla, señaló que “no está en el orden del día” de la comisión interterritorial de hoy miércoles, pero ha recomendado su uso “en grandes aglomeraciones en espacios interiores, donde la contagiosidad en mayor”.

Hospital de Jaca

Por otro lado, Repollés afirmó que “el Hospital de Jaca -al que están adscritas unas 34.000 personas- funciona en condiciones de normalidad y no hay problemas de falta de profesionales”. “La voluntad es seguir trabajando para reforzar los servicios”, continuó, satisfecha con el cumplimiento del plan estratégico 2017-2021, que “era una apuesta decidida para que el centro prestara una atención especializada básica”, con una serie de mejoras.

Entre ellas, destaca la incorporación de un TAC y las nuevas unidades de hemodiálisis y laboratorios, además de los avances organizativos del proyecto asistencial compartido con el Hospital San Jorge de Huesca. Esto último permite un funcionamiento basado en la integración funcional de las plantillas de cada especialidad para asegurar la calidad y la estabilidad de la atención sanitaria que se presta en ambos hospitales, con horarios estables para consultas externas y procedimientos diagnósticos.

En 2019 entraron en funcionamiento dos novedades muy reivindicadas por el personal: el TAC y el laboratorio propio de Análisis Clínicos, Hematología y Transfusión sanguínea, completando la oferta asistencial del centro. En 2020, se comenzaron a usar las nuevas instalaciones de la Unidad de Hemodiálisis. Además de la informatización de la unidad, la reforma permitió mejorar las instalaciones, ampliar el espacio -los puestos de diálisis aumentaron a 16- e incorporar una tecnología que permite realizar nuevas técnicas. Actualmente, se hacen más de 1.000 intervenciones quirúrgicas al año en este hospital y se atienden unos 150 partos de bajo riesgo.

Etiquetas