Jacetania

accesibilidad

Jaca inaugura el elevador que une el casco histórico y la zona deportiva

Ha supuesto una inversión de 815.000 euros, financiada al 50% por fondos europeos a través del Estado

Las autoridades, durante el viaje inaugural.
Las autoridades, durante el viaje inaugural.
Ricardo Grasa

Los vecinos de Jaca y sus visitantes van a tener desde este martes la oportunidad de salvar el desnivel similar a ocho plantas que separa las avenidas Oroel y Perimetral a través del elevador que inauguró el Consistorio jaqués con el objetivo de favorecer la movilidad entre la zona sur del casco histórico y las viviendas próximas al complejo deportivo, que hasta ahora solo estaban conectadas por una gran escalera de piedra compuesta por más de cien escalones.

El elevador implicó una inversión de 815.209,30 euros y cuenta con una ayuda europea de 407.604,65 euros, que cubre el 50% del coste. Es una obra acogida a la línea de ayudas a proyectos de economía baja en carbono promovidos desde las entidades locales, con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y la gestión del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Juan Manuel Ramón, alcalde de Jaca, ha señalado que “es un elemento que va a transformar el municipio y va a cambiar la movilidad, porque estamos aproximando a la zona deportiva tanto a los vecinos del centro, como a los deportistas que emplean las instalaciones y los que acuden a eventos”, al tiempo que “se acerca un parking disuasorio muy importante (el ubicado en el solar de la antigua pista de hielo), lo cual va a permitir que mucha gente que nos visita pueda dejar el coche, estando a un paso de la zona peatonal y la propia calle Mayor”.

Acto de inauguración del elevador en la avenida Oroel.
Acto de inauguración del elevador en la avenida Oroel.
Ricardo Grasa

Es un proyecto redondo porque sale del proceso de participación ciudadana del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que nos marcó que este elevador era una de las prioridades”, continuó el primer edil, comprometiéndose a “eliminar la barrera de Membrilleras”, donde existe otro gran desnivel, además de empezar el estudio y actualización de dicho plan, que “casi hemos agotado”.

Desde el Ayuntamiento de Jaca, en colaboración con Disminuidos Físicos de Aragón (DFA), se viene trabajando en la eliminación de las barreras arquitectónicas, que “en los últimos años ha sido una prioridad y lo va a seguir siendo durante el año que queda de mandato, esperando poder completarlo con una accesibilidad 100% en nuestras vías y espacios públicos”.

Silvia Salazar, subdelegada del Gobierno en Huesca, ha comentado que “es un orgullo haber colaborado en este proyecto tan importante para Jaca, porque favorece la movilidad para personas con discapacidad física y la descarbonización, dado que la gente va a poder dejar el coche y acceder a pie o en bicicleta a la zona más turística”.

Marta Valencia, presidenta de Disminuidos Físicos de Aragón, ha dicho que “romper la brecha entre la parte alta y baja de Jaca era muy importante y no solo para la gente en silla de ruedas o con bastones, ya que se mejora la accesibilidad de todos y es un gran paso para disfrutar de la zona deportiva”. Por ello, ha querido “dar la enhorabuena al Ayuntamiento y a los vecinos”, agregando que “es un ejemplo para el medio rural” en lo que concierne a la eliminación de barreras. Su asociación ya hizo un estudio sobre el rebaje de aceras y espera retomar el trabajo en septiembre para analizar las mejoras pendientes.

Un grupo de vecinos, en el tramo intermedio del nuevo elevador, puesto en servicio este martes.
Un grupo de vecinos, en el tramo intermedio del nuevo elevador, puesto en servicio este martes.
Ricardo Grasa

El Consistorio considera que el elevador resultará útil a personas mayores, con problemas de movilidad o alguna discapacidad física, así como a las familias con carritos de bebé, quienes transportan la compra y el material deportivo o aquellos que viajan con su mascota o que se mueven en bicicleta, monopatín o patinete.

La obra comenzó en junio del año 2021 y estaba previsto que concluyera en nueve meses, pero se vio retrasada por la escasez de materiales de obra. Vialex, del grupo Sorigüé, fue la empresa principal, aunque Orbe es la compañía que se ha encargado de colocar las cámaras de seguridad, en la recta final de los trabajos. El elevador soporta 1.250 kilos (unas 16 personas) y está 24 horas abierto y videovigilado (desde la central de la Policía Local). 

Etiquetas