Jacetania

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Andrea Valerio, dispuesta a echar raíces en Ansó

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Andrea Valerio, en Ansó.
Andrea Valerio, en Ansó.
S. E.

Andrea Valerio tiene 26 años y nació en Zaragoza. Desde hace cuatro y medio vive en Ansó con su pareja, Adrián, que procede de la capital aragonesa, aunque su familia era ansotana y a él “siempre le había llamado mucho la atención su pueblo y quería vivir allí”.

“Cuando su primo aprobó una oposición y se quitó las vacas, surgió la oportunidad. Estuvo año y medio o dos aprendiendo con él para llevar el ganado. Al ver que todo estaba claro, me vine también”, ha dicho Andrea, que trabaja en la Comarca de la Jacetania, en el proyecto Pueblos Vivos, mientras Adrián se ocupa de unas 60 vacas. Ambos están “muy contentos”.

“Nuestra idea es quedarnos en Ansó”, ha comentado la joven, que estudió Psicología y cursa un máster. “Me gustaría emprender el día de mañana. No tengo muy claro si en Ansó o en Jaca”, ha agregado, con la ilusión de “comprar una casa cuando tengamos un poco de dinero”.

Por su trabajo, sabe que “hay solicitudes casi a diario de gente que quiere vivir en los pueblos, unas más realistas y otras menos”. “Lo más problemático es la vivienda”, pues “es muy difícil acceder a una con un precio asequible o que esté en buenas condiciones”. “Es el factor más limitante, porque cuando te trasladas a una zona rural, tienes que estar con la mente abierta. Al principio, igual no tienes el trabajo de tus sueños, pero con el tiempo la gente te conoce y te haces a la zona”.

“En Ansó, me llama mucho la atención la escuela”, ha continuado, en alusión al CRA Río Aragón, que “tiene un modelo muy en la naturaleza y completamente diferente a Zaragoza”. “Allí, ibas al colegio en coche y te venían a recoger. Yo, con suerte, podía ir a la plaza de abajo de mi casa. Aquí, ves la libertad de los niños, cómo aprenden y están orgullosos de ser del pueblo y sus tradiciones”.

Andrea y Adrián se hacen a su vida en Ansó “sin muchos problemas”. “Hay un par de sitios que venden más o menos lo básico, incluso un poco más. El médico pasa consulta todos los días. Y sino, está el centro de salud de Hecho”, ha explicado, reconociendo “comprar un poco más por Internet, porque acceder a ciertas cosas es complicado y tienes que ir a Jaca, Pamplona o Huesca o Zaragoza”, a donde “se escapa un fin de semana cada mes para no perder la relación con mis amigos y mis padres”.

Etiquetas