Jacetania

ARQUEOLOGÍA

Acuerdo para delimitar el Camino de Santiago por el entorno de Yesa

Lambán ha visitado la intervención arqueológica en Santa Cristina de Somport. La solución contempla 5,5 kilómetros del ramal sur, al borde del embalse

Representantes del Gobierno de Aragón visitan el nuevo trazado del Camino de Santiago.
Lambán visita el yacimiento arqueológico de Santa Cristina de Somport.
Ricardo Grasa

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha avanzado este martes el acuerdo sobre la delimitación del trazado del Camino de Santiago en el entorno del embalse de Yesa, con motivo de su visita a la Jacetania para conocer el desarrollo de los trabajos del yacimiento arqueológico de Santa Cristina de Somport.

La solución pactada por el Ejecutivo autonómico, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y otras instituciones contempla 5,5 kilómetros del ramal sur que va en paralelo al Camino original, al borde del embalse recrecido, por la zona de Berdún que unía con Ruesta y luego con Tiermas. La delimitación se publicará próximamente en el BOA. El siguiente paso será la señalización, que estará para la próxima temporada.

Después de muchos años de controversias y trabajos compartidos con la CHE por todo lo que tiene que ver con el embalse de Yesa, ya es posible determinar con mucha precisión el ramal sur del Camino por la Canal de Berdún”, ha comentado Lambán, para el que es digno de destacar que “el principal tramo del Camino que coincide en un 80% con el original lo tenemos en Aragón”. Además, en compañía del consejero de Cultura, Felipe Faci, dijo que “los aragoneses deberían visitar las venerables ruinas de Santa Cristina porque la historia de Aragón resuena aquí con una fuerza absolutamente abrumadora”, pues “fue uno de los tres principales hospitales de la Cristiandad, junto a los de Roma y Jerusalén”.

Las excavaciones comenzaron hace 35 años, cuando “apenas eran perceptibles unos ligeros apuntes del subsuelo”, y “ahora vemos un trabajo espléndido, que deparará más descubrimientos”, según Lambán, que ha agregado que “la apuesta del Gobierno es absolutamente clara” y señaló que el trabajo de los arqueólogos “merece todo el reconocimiento”. A su juicio, hacer visitas a las ruinas y mostrar los hallazgos “sería la culminación de todo”.

Por ahora, se ha exhumado la mitad del conjunto, destacando toda la iglesia, que conserva íntegramente la planta y parte de la cripta románica. Cabe destacar el hallazgo de dos capiteles de la nave, que fueron reaprovechados en otro muro y permiten vislumbrar la historia artística de este templo, que se erigió en la segunda mitad del siglo XII.

“Gracias a los capiteles podemos saber la cronología y una forma bastante exacta del interior de la iglesia”, ha señalado uno de los arqueólogos, José Luis Ona, detallando que “queda por descubrir un 55%” de lo que fue Santa Cristina, cuyo valor radica en que “irradia al resto de Aragón”.

Sobre las ruinas, había una iglesia, que “era el corazón del edificio”, un hospital, que “ejercía la hospitalidad a peregrinos y pobres”; o un monasterio de monjes. En el sur de la iglesia, “por lo menos desde el siglo XV había un mesón donde se alojaban los comerciantes que viajaban entre Aragón y el Béarn”.

Los trabajos de los últimos dos años se han unido con las excavaciones de hace 30 años. Los arqueólogos encontraron cerámicas, cuchillos o monedas, entre otros objetos. Además, se excavó la necrópolis de los siglos XV y XVI, saliendo a la luz materiales asociados a enterramientos como colgantes, monedas o conchas de peregrinos.  

Etiquetas