La Hoya

LA HOYA - PATRIMONIO

Ruta en Ayerbe para recuperar la ermita de Santa Lucía

El trabajo ha consistido en la limpieza del perímetro exterior, en unir los sillares de piedra y tapar agujeros

Ruta en Ayerbe para recuperar la ermita de Santa Lucía
Ruta en Ayerbe para recuperar la ermita de Santa Lucía
Apiac

A FINALES de octubre se inició la primera intervención en la ermita de Santa Lucía en Ayerbe, una joya del románico.

La Asociación para la Promoción Integral de Ayerbe y Comarca (Apiac) lleva unos años recogiendo dinero para que se pudiera iniciar esta labor. "Actualmente para esta fecha nuestra aportación es de 5.000 euros. "Este dinero se ha conseguido organizando la ruta de las ermitas y otras pequeñas iniciativas como han sido los mercadillos de segunda mano o la venta de libros y, por supuesto, gracias a la generosidad de todos los que han colaborado", explican fuentes de este colectivo.

El trabajo realizado hasta la fecha ha consistido en la limpieza del perímetro exterior, la unión de los sillares de piedra y tapar los agujeros de los sillares rotos.

El trabajo estaba valorado en unos 10.000 euros y fue el Ayuntamiento de Ayerbe el que se hizo cargo del resto. "Ahora queda la restauración del tejado y confiamos en que con las gestiones que va realizando el Ayuntamiento se consiga para el próximo año arreglarse y desde Apiac seguimos trabajando para recaudar fondos para este fin", explican.

La quinta ruta de las ermitas se celebró el 16 de diciembre. "Este año ha sido un trabajo en equipo, ya que hemos contado con la colaboración de la coordinadora de asociaciones donde la mayor parte de grupos ayerbenses estamos allí con el apoyo del Ayuntamiento", comentan desde Apiac.

La víspera a la marcha se festejó la festividad de Santa Lucía junto a la hoguera que se prendió en la plaza Aragón. "Aunque amenazó lluvia, está no se hizo presente y más de 100 personas pudimos disfrutar de unas ricas patatas asadas y chorizo a la brasa regado con un vino de la tierra", indican Apiac. "A la vez mantuvimos la esperanza de poder llevarnos un jamón, pero solo una persona fue la afortunada que se lo pudo llevar con la compra de unos boletos que se vendieron allí mismo".

El domingo los pronósticos se cumplieron y amaneció con abundante agua, pero eso no impidió que más de 40 personas se acercaran a la salida con la intención de recorrer las ermitas. "Este año habíamos querido hacer algunas variaciones en el itinerario y también dar la posibilidad de visitar las ermitas en su interior, pero las cosas no son siempre como queremos y nos fuimos adaptando a las circunstancias, eso sí, con un ánimo por parte de todos envidiable", comentan.

Antes de la partida, Apiac entregó un cheque por valor de 5.000 euros destinados a la obra realizada y se mostraron en fotografías del antes y el ahora de la ermita de Santa Lucía.

Aunque el tiempo no permitió hacer el total del recorrido, los participantes acudieron hasta la ermita, con el apoyo de Cruz Roja capitaneada por su presidenta Mari Luz Ferrez, Protección Civil y Guardia Civil.

La ruta comenzó desde el Ayuntamiento cruzando ambas plazas y cogiendo la calle Rafael Gasset hasta La Portaza, un pequeño trozo de carretera. "En el primer desvío a la izquierda seguimos el camino que va paralelo a la vía del tren, nos adentramos un poquito más y bajo las carrascas llegamos a divisar la ermita y los cipreses que la adornan", relatan.

"Dicen que las ermitas dedicadas a Santa Lucía están en medio de un campo, en este caso por lo menos así es, pero el agricultor que lo trabaja lo había amolonado para que pudiéramos pasar sin hundirnos demasiado" comentan.

Una vez en la ermita y casi sin lluvia los participantes tuvieron la suerte de contar con el historiador y ayerbense Chesús Giménez que habló sobre la historia de estas piedras, explican desde Apiac.

Para la vuelta, los participantes deshicieron el trayecto andado y cruzaron la vía ferroviaria para llegar hasta el pueblo de Fontellas. Una vez allí, siguieron el camino que sale a la carretera y pasando por delante de la bodega de Edra, por el monte de la Sarda, llegaron hasta el puente del aire y de nuevo hasta el lugar de partida. En total fueron unos 10 kilómetros que suponen la mitad del recorrido previsto.

La ruta finalizó con un vermú. "Quizás no fue lo planeado, pero fue una mañana preciosa donde siempre lo mejor es compartir estos bellos momentos con los demás", indica un miembro de Apiac que realizó la ruta.

El colectivo mostró su agradecimiento a todas "las personas generosas que han colaborado un año más para que la Ruta de las Ermitas haya sido un éxito". También recordaron que gracias a la colaboración ciudadana "conseguimos que nuestro pequeño patrimonio se conserve y podamos disfrutarlo todos".

A su vez con la denominación de "Redolando", se ha creado un grupo de personas interesadas en conocer nuestro territorio. "Una vez al mes vamos haciendo diferentes excursiones, generalmente si se puede son circulares y así hemos ido dando la vuelta a los mallos de Riglos o Agüero, subido a Puchilibro, etcétera que os podremos ir contando en otros ediciones", agregan.

Etiquetas