La Hoya

LA HOYA - INFRAESTRUCTURAS

Las obras de la autovía A-22 se centran en tres kilómetros junto a Siétamo

Fomento abrirá un desvío provisional para levantar un terraplén de 12 metros

Las obras de la autovía A-22 se centran en tres kilómetros junto a Siétamo
Las obras de la autovía A-22 se centran en tres kilómetros junto a Siétamo
P.S.

HUESCA.- Las obras de construcción del tramo de autovía de 12,8 kilómetros entre Siétamo y la capital oscense, el único que falta para completar la A-22 (Huesca-Lérida), se han reactivado. Las máquinas comenzaron a trabajar el pasado 27 de agosto, pero a un ritmo lento, y es en las últimas semanas cuando se ve más movimiento. Actualmente, se está trabajando en los tres últimos kilómetros colindantes con Siétamo, según informa el Ministerio de Fomento.

Cuando se circula por la actual N-240 se aprecia el movimiento de tierras a ambos lados e incluso hay señales de obra que limitan la velocidad a 60 kilómetros/hora entre la rotonda de Siétamo y antes de llegar -en sentido Huesca- al radar de 70 km/h del Estrecho Quinto.

De hecho, el Ministerio de Fomento tiene previsto habilitar un desvío provisional, ya que "es preciso levantar un terraplén de 12 metros sobre la carretera actual", según informa a este periódico. En estos momentos, se están ejecutando las obras de paso y de drenaje. Además, se ha comenzado a preparar la cimentación sobre el cauce del río Botella. Y es que este trazado contará con dos viaductos, siete pasos superiores y siete inferiores, para dar solución a todos los accesos actuales, ya que atraviesa cuatro municipios -Siétamo, Loporzano, Quicena y Huesca- con las entradas a pueblos y fincas y paso por vías pecuarias que será necesario restituir. El viaducto más relevante será el que salvará el río Flumen de 100 metros de longitud. La obra está previsto que finalice en 2021 tras una inversión de 46,7 millones de euros.

Son 8 kilómetros de nuevo trazado, mientras que el resto será un desdoblamiento de la actual N-240, justo la parte que corresponde con la ronda norte de Huesca hasta el enlace con la A-23 (Huesca-Jaca). De este modo, con estos 12,8 kilómetros se unirán la A-22 desde Lérida con la A-23 hacia Jaca (y por supuesto, hacia Zaragoza) y la A-21 hasta Pamplona, ambas con tramos todavía en ejecución o incluso sin iniciarse los trabajos.

En el resto del tramo en obras de 12,8 kilómetros, se está terminando el desbroce. Además, "se han cerrado los proyectos" con las compañías eléctricas, de gas y telefonía para que se puedan acometer los trabajos de modificación de servicios afectados. Se trata de una zona con muchas acequias, abastecimientos de agua, gasoductos, incluso línea de alta tensión, por su proximidad a Huesca.

Etiquetas