La Hoya

HOYA DE HUESCA - SUCESOS

Hospitalizado nueve días un niño por el ataque de un perro en Siétamo

Los hechos se produjeron cuando transitaba un camino del municipio junto a su padre el pasado viernes 26 de abril

Una vecina de Binéfar presenta una denuncia por un presunto delito de abuso sexual en un pub
Una vecina de Binéfar presenta una denuncia por un presunto delito de abuso sexual en un pub
S.E.

HUESCA.- La Guardia Civil investiga los hechos por los que un perro atacó a un niño de cuatro años ocasionándole heridas de consideración por mordeduras en la dos piernas, un brazo y el pecho, mientras caminaba junto a su padre por una senda en el núcleo de Siétamo, en sentido a Castejón de Arbaniés, el pasado viernes 26 de abril.

Su progenitor, de 41 años, también sufrió una fisura en un dedo de la mano como consecuencia de la mordedura del can cuando trataba de proteger a su hijo, al parecer un perro de raza pitbull, de color marrón y pelo liso, según comentó el padre en declaraciones a este periódico.

Como consecuencia de las mordeduras, el menor tuvo que ser trasladado al Hospital Infantil de Zaragoza para ser intervenido quirúrgicamente, con 25 puntos de sutura, y nueve días de ingreso hospitalario hasta que fue dado de alta el pasado sábado 4 de mayo. Por el momento, el menor precisa de curas de las heridas mientras se recupera en su domicilio en Siétamo.

Nada más producirse el ataque, el padre agarró del cuello al perro y le tiró atrás. Mientras intentaba defenderlo recibió un mordisco en el cuello. "Me tiré encima del perro y le abrí unos centímetros la boca", explica el padre quien logró zafarse del can golpeándole con el canto de una piedra. Aunque reconoce que no golpeó muy fuerte al animal, este huyó corriendo tras este hecho.

Está previsto que los médicos retiren los puntos de sutura al niño el próximo 15 de mayo. "Tiene que estar unas tres semanas más con pomadas regenerativas de piel, no le puede dar el sol en las heridas durante seis meses porque si no se le pigmentarán y le quedarán cicatrices", comenta, aunque según le indicaron los cirujanos sí que le quedarán marcas blancas como consecuencia de las mordeduras.

"Hasta que mi hijo no llegó a casa no he podido dormir ni comer y ahora es cuando comienzo a vivir", comenta el padre que vive en un casa de Siétamo desde hace cinco meses.

El padre se siente arropado por los vecinos, la Guardia Civil y el alcalde tras estos hechos, que están siendo investigados por los agentes de la Benemérita. "Mi única preocupación es que se recupere mi hijo", subraya. "Al final son los puntos, las cicatrices y el susto que he sufrido como padre", comenta.

Mientras la investigación sigue su curso el hecho ha causado sorpresa, indignación y preocupación en los testimonios recogidos por algunos vecinos.

Uno de ellos muestra su sorpresa "por la poca información que se tiene y lo poco que se ha dicho" sobre estos hechos. Por otro lado, una vecina de la misma población comenta que "el niño vive de milagro" a la vez que mostró su consternación por lo sucedido. Otra vecina expresa indignada: "Salgo con miedo desde que llegaron a este pueblo perros peligrosos".

Etiquetas