La Hoya

LA HOYA - EMPRENDIMIENTO

Las comidas preparadas ya no están reñidas con la calidad gracias a Perolé

La empresa ubicada en la localidad de Loarre elabora todo tipo de platos de manera casera en su obrador propio

Las comidas preparadas ya no están reñidas con la calidad gracias a Perolé
Las comidas preparadas ya no están reñidas con la calidad gracias a Perolé
S.E.

HUESCA.- Una de las opciones más recurrentes para no perder tiempo en la cocina es la alternativa de los platos o las comidas preparadas que ya venden en muchos supermercados.

Tras 18 años al frente de la hospedería de Loarre y una trayectoria profesional ligada a la cocina, a la cual se refiere como su pasión, Jorge Valdés decidió emprender un nuevo proyecto junto a su mujer, Ana Escobar.

Su idea fue crear un obrador propio en Loarre, desde donde cocinan productos preparados para llevar. Muchas veces, este tipo de comidas no lleva "muy buena fama", tal y como él mismo reconoce. Sin embargo, el modo de elaboración desarrollado desde esta empresa es completamente diferente.

Con respecto al planteamiento de emprender este proyecto en la localidad, Valdés indica que disponían del local y, como vecinos de Loarre, decidieron abrir su empresa en este lugar, donde, tal y como señala, "se vive muy bien y tenemos cerca todos los servicios necesarios".

COCINA FUNCIONAL

Por su parte, todo el proceso por el que pasan los alimentos desde que los compran hasta que salen ya preparados en las correspondientes bandejas se realiza en su cocina funcional en lugar de en una gran fábrica.

Otra de sus principales características es la calidad de los productos, tal y como explica el cocinero Jorge Valdés. Se suma que los platos elaborados no llevan añadidos ni colorantes ni conservantes de ningún tipo. La ausencia de estos aditivos hace que las comidas sean como "preparadas en casa".

Entre su surtida variedad se encuentran por un lado productos como empanadas, quiches, croquetas o pizzas, además de los platos preparados que van desde la comida a baja temperatura hasta las recetas más tradicionales: huevos al salmorejo, albóndigas en salsa de tomate, macarrones boloñesa, garbanzos, bacalao, couscous de pollo con curry, lentejas o pimientos rellenos. Además de estos platos, también elaboran algunas piezas de postre para completar el menú. Arroz con leche, tiramisú, brownie de chocolate o natillas están entre sus deliciosas opciones.

ENVASADO Y DISTRIBUCIÓN

Una vez cocinados los diferentes platos, comienza el proceso de envasado en diferentes barquetas según su tamaño, para posteriormente introducirlos en una máquina de vacío y de atmósfera protectora.

Finalmente, distribuyen sus productos por diferentes puntos de la provincia de Huesca y en la ciudad de Zaragoza, donde llegan hasta carnicerías, supermercados y también negocios de hostelería.

Además de la elaboración de comidas preparadas caseras, la empresa Perolé también realiza servicios de catering, tanto para llevar comidas como para servirlas a los clientes.

Desde el inicio de este protecto en el mes de junio de 2017, sus emprendedores hacen una valoración satisfactoria de la empresa a pesar de que indican que los inicios fueron duros. A día de hoy, el funcionamiento es positivo y mantienen una buena perspectiva de futuro.

El nombre de la empresa, "Perolé", hace referencia a "un perol pequeño como decimos en Aragón". Con esta denominación, la empresa lobarresa demuestra que la cocina tradicional y casera de toda la vida puede trasladarse al sector de los platos preparados.

Etiquetas