La Hoya

LA HOYA - REGADÍO

Nuevo paso para que el regadío social de Calcón sea una realidad

El BOA publica el convenio entre DGA y regantes para la financiación de las obras

Nuevo paso para que el regadío social de Calcón sea una realidad
Nuevo paso para que el regadío social de Calcón sea una realidad

HUESCA.- La realización del regadío social de Calcón ha superado un trámite más con la publicación en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) del convenio de colaboración firmado entre el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y el presidente de la Comunidad de Regantes de Calcón, Jesús Escario, para la financiación de las obras.

El proyecto cuyo pago se acuerda ahora, 25 años después de que se planteara su realización, contempla la transformación en regadío social de cerca de 600 hectáreas de terreno de la que se beneficiarán casi un centenar de agricultores en la zona del embalse de Guara, conocido como de Calcón.

El importe de las obras es de 5.720.321,45 euros, de los que los usuarios deberán abonar 1.431.982,48 euros (para lo que ya se ha formalizado un aval bancario) y el Gobierno de Aragón, el resto, es decir 4.288. 338,97 euros.

Tras la firma del convenio, es el Ejecutivo autonómico el que debe sacar los trabajos a licitación para su posterior adjudicación, un proceso cuyo inicio aseguró desconocer ayer, en declaraciones a este periódico, el presidente de la comunidad de regantes de Calcón. El plazo de ejecución de la actuación, que contempla la realización de obras e instalaciones correspondientes a las redes de riego a presión y telecontrol de la red, así como medidas restauradoras y preventivas de las posibles afecciones medioambientales, es de 36 meses, según el anuncio del BOA.

Fue en 1995 cuando comenzó a planificarse el regadío social de Calcón, y en 2008 cuando fue declarado de Interés General de la Comunidad Autónoma de Aragón. La actuación beneficiará a alrededor de un centenar de agricultores de los núcleos de Aguas (municipio de Loporzano), Ibieca y Liesa (término de Siétamo).

Jesús Escario incide en que llevan "muchísimos años de espera" y que se trata de una "obra pequeña" presupuestariamente, al tiempo que subraya que "ya está todo en marcha después de todo el sacrificio que hemos hecho", así que -asevera- "espero que se lleve a feliz término en el menor tiempo posible".

Explica que gracias a este proyecto, "las explotaciones pueden hacerse rentables", además de "fijar población en el territorio porque se va a un regadío que requiere de mano de obra, porque no es un regadío en el que se puedan poner cultivos de gran demanda de agua".

En este sentido, Escario confirma que esta actuación supondrá el desarrollo de cultivos leñosos en regadío, fundamentalmente almendro y olivar. "Me gustaría que se implantara nuevamente la cultura oleícola en la zona", apunta el presidente de la comunidad de regantes, que recuerda que "antiguamente había muchos olivos en la zona".

Etiquetas