La Hoya

LA HOYA - TURISMO

Las visitas al Castillo de Loarre bajan un 40 por ciento este verano

La fortaleza registra el paso de 21.000 personas entre julio y agosto

Las visitas al Castillo de Loarre bajan un 40 por ciento este verano
Las visitas al Castillo de Loarre bajan un 40 por ciento este verano

HUESCA.- Las visitas al Castillo de Loarre han experimentado un descenso de casi un 40 por ciento durante los meses de julio y agosto con respecto al mismo periodo del año pasado.

El gerente de Loarre Turismo Activo S.L., Roberto Orós, explica que se han contabilizado entre julio y agosto un total de 21.000 visitas respecto a las 31.000 en estos dos meses del 2019.

Pese a esta afluencia menor de público y las circunstancias actuales, Orós recalca que "el potencial turístico del castillo sigue existiendo" pese a la situación de incertidumbre de la crisis sanitaria por la covid-19.

En cualquier caso, no olvida que los 10.000 visitantes de diferencia "se han notado más por la falta de extranjeros y turistas este verano", aunque sí recalca que la procedencia responde en su mayor parte "a personas con segundas residencias en un entorno de 100 kilómetros a la redonda" del castillo.

"Este verano hemos echado de menos el público turista, que es el que más gasto genera por visitante y utiliza más servicios auxiliares de hostelería", recalca Orós. Este descenso de la afluencia turística ha sido también más acusado en los hoteles durante este verano. "Es una crisis del sector donde los que aparentan ser fuertes, como hoteles o empresas de turismo activo, han sido más azotados", subraya.

No obstante, la situación ha repercutido de forma positiva en pequeños establecimientos, comercios de alimentación locales y viviendas de turismo rural que, en su opinión, "han trabajado igual o mejor que otros años".

Los pasados meses de julio y agosto "hemos salvado los muebles y queda atrás una primavera en la que no hemos producido nada. Viene por delante un otoño donde no hay ninguna reserva", comenta Orós, quien no olvida que durante el cierre por el estado de alarma el castillo perdió las visitas de abril o mayo y de periodos claves como la Semana Santa.

Precisamente, señala la incertidumbre de fuera de la temporada de agosto. "Se suele trabajar entre semana con excursiones de jubilados, colectivos de agencias y muchos extranjeros sueltos, que este año están prácticamente todos paralizados", de cara al periodo entre el 10 y el 15 de septiembre.

Con la afluencia al castillo durante los dos últimos meses, "hemos cogido un balón de oxígeno, pero hasta la Semana Santa del año que viene se nos presenta un periodo duro", reconoce preocupado Orós.

En cuanto al comportamiento y perfil de turistas, "en julio notamos un descenso de extranjeros -señala- pasando de los 1.800 que tuvimos en julio de 2019 hasta los 600 en este año, con un descenso aproximado del 75 por ciento".

También subraya las medidas de protección de seguridad sanitarias que se han adoptado para regular las visitas como los controles de aforos en determinados puntos del recorrido como las visitas guiadas que se han limitado a un máximo de 30 personas en espacios amplios y distancias en la zona de la cafetería, entre otras medidas, de acuerdo con los protocolos sanitarios de protección frente a la covid-19.

ERMITA DE LA VIRGEN DE LA PEÑA DE ANIÉS

El gerente de Loarre Turismo Activo subraya que existen otros destinos turísticos que dependen de la misma empresa, como es el caso de la ermita de la Virgen de la Peña de Aniés, "que es un espacio que mucha gente del territorio no conoce. Es un enclave más recóndito y muy aislado que ha incrementado las cifras de turistas respecto al año pasado".

Etiquetas