La Hoya

METEOROLOGÍA

El hielo arrasa casi todas las cerezas de Bolea en abril

Las bajas temperaturas dejan daños de entre el 80 y 100% de las fincas. Los productores no recuerdan un
episodio de estas características

Explotación de cerezos en Bolea dañados por las heladas el pasado mes de abril.
Explotación de cerezos en Bolea dañados por las heladas el pasado mes de abril.
S.E.

Las fuertes heladas que se registraron entre los meses de marzo y abril en el núcleo de Bolea, en el término municipal de La Sotonera, han arrasado casi toda la producción de cerezas de este año, con pérdidas que oscilan entre el 90 y el 100 % de la producción de las explotaciones, en un episodio que no se recuerda tan dañino como el de este año.

Así lo han indicado diferentes productores de cerezas como Primitivo Calvo, quien afirma que las pérdidas se sitúan entre un 80 y 90 por ciento en el caso de su explotación. Explica además que depende de la ubicación: “si la finca está en un monte o ladera, es donde las cerezas se salvan un poco más”, a diferencia de los llanos con inversiones térmicas.

En un año normal su explotación sacaba entre 30.000 y 35.000 kilos de cereza y “este año firmamos si llegáramos a los 4.000 o 5.000 kilos” en una superficie de seis hectáreas. “Este desastre no había pasado nunca”, describe este productor de cerezas de Bolea.

Calvo: "Este año firmamos si llegamos a los 4.000 o 5.000 kilos, un desastre como este no había pasado nunca"

En el caso de Eva Cabrero, de Cerezas Boleas, las heladas de abril han arrasado la totalidad de su producción dedicada a las cerezas intermedias o tardías, en una superficie de 3,5 hectáreas. “Hemos perdido el cien por cien de la producción”, subraya Cabrero, quien ha indicado que las fuertes heladas registradas a mediados del mes de abril han sido las responsables de los daños en su explotación.

Cabrero: "Las heladas cogieron los árboles en plena floración, cuando el árbol está muy débil. Hemos perdido el cien por cien de la producción"

“Heladas de esta envergadura no son habituales. Normalmente se pierde producción por las heladas, pero no todo”, comenta Cabrero. “Las heladas cogieron a los árboles en plena floración, cuando el árbol está muy débil, y en ese momento el hielo le hace mucho daño”, detalla esta productora.

Es un “impacto fuerte” para los productores, detalla Cabrero. “Te pegas todo el año trabajando y cuidando los árboles y luego tienes que pensar en el año que viene. Ahora, muchos clientes de otros años que quieren nuestro producto nos dan ánimos. Esto es lo que hay”, lamenta.

No descarta la posibilidad en su caso de adoptar alguna medida frente a las heladas para la próxima campaña, para evitar que vuelva a producirse un episodio similar al de este año. “Al final es una pérdida económica pero también sentimental porque cuando comercializas orgullosa y contenta y ahora dices que no va a haber, es un choque emocional”, agregó.

Por su parte, Javier Orós, productor de Cerezas Celi, estima que tan solo podrá recoger un 10 por ciento de su cosecha en su finca de siete hectáreas. Atribuye que en su caso fue la helada de mediados de abril la que ha echado a perder casi toda la producción de este año. “Ha habido alguna variedad como las Prime Giant, que se ha librado de las heladas porque ya estaban un poco gordas, aunque han sufrido el frío”, subraya. Respecto a las variedades más tardías, indica “que hay menos cerezas. salvo en las últimas previstas para el mes julio”, aunque en ningún caso considera que puedan “salvar la campaña”.

Orós: "Ha habido alguna variedad como las Prime Giant, que se ha librado de las heladas porque ya estaban un poco gordas"

Orós no recuerda unas heladas a este nivel. “Creo que este año no va a haber ni un solo temporero para recolectar cerezas en Bolea, por lo que vamos a recoger lo que queda entre las familias”, explica.

Etiquetas