La Hoya

ECOS/ QUIÉN SOY

Ludi Escartín Giménez, 46 años de dependienta, escuchando

Desde 1998 es dependienta en Másdelibros, le gusta el trato con la gente, hablar y escuchar 

Ludi Escartín Giménez.
Ludi Escartín Giménez.
S.E.

Ludi Escartín Giménez nació en 1961 en Alcalá de Gurrea, donde vivió dos años, hasta que la familia se trasladó a Huesca, donde su padre comenzó a trabajar de panadero en Soler y después “ya toda la vida de portero en el Cine Avenida”. En la capital oscense vivieron en la calle Lanuza, y recuerda con especial cariño las horas y horas de juegos en la plaza del Justicia -popularmente denominada de ‘los Tocinos’- y las excursiones a la zona de la ermita de Salas desde el Partidero “a buscar regaliz de palo, cuando nos tocaba ir”. Estos días pasados confiesa que ha estado pensando en la adolescencia y juventud que tuvo y la de sus hijos, y ha llegado a la conclusión de que “es mejor no comparar”. Pero se le escapa un casi inaudible “¡pobres!”.

Habla de la música en el Jai Alai, las fiestas de San Lorenzo y San Martín…, y sesiones de cine en el Avenida. “Le bajaba la cena a mi padre y ya me quedaba a la última sesión y me las he visto todas”.

En 1976 dejó ya Ludi las aulas y se puso a trabajar. “Los libros me iban, pero estudiar, nada de nada. Acabé octavo de EGB y me ofrecieron ir a trabajar a la boutique de Angelines Bergua, en la calle Alcoraz, y como lo que más me gustaba en ese momento, además de leer, que siempre me ha gustado, era labores, coser y costura, pues allí estuve hasta 1998”.

Había comenzado una carrera de dependienta que todavía continúa hoy, casi 46 años después. Desde 1998 trabaja en la Librería Másdelibros, que habían puesto en marcha en 1989 con su marido. Y después de 23 años de trabajo rodeada de libros, Ludi Escartín dice que para ella “es, y sobre todo en estos tiempos, la gran evasión. Tienes la tele, los netflix, todo lo que quieras, pero al final un libro es algo tan personal contigo que para mí la lectura es lo que más me ha llenado, junto al cine”.

Le gusta decir que “siempre he vivido en el barrio de Santo Domingo y San Martín, siempre”, rememora especialmente las fiestas del patrón, y no ha perdido el contacto con sus amigas de aquellos años. “Tenemos desde hace dos o tres años un wasap que lo llamamos ‘las Ballestero’ y mantenemos la relación”.

Sobre la vigente pandemia del coronavirus, Ludi Escartín Giménez recuerda que el mundo del libro “no hemos cerrado, hemos estado abiertos, y casi era un alivio poder salir a trabajar, aunque fue un poco, un rato, pero lo hemos llevado bien, con todas las medidas posibles”. Y anuncia para hoy sábado un primer evento después de año y medio sin hacer nada. “Presentaremos un cómic de Javier Marquina”.

Del trabajo de dependienta, dice que lo que hay que hacer, sobre todo, “es escuchar mucho. Yo con Angelines Bergua aprendí la paciencia, el saber, el comprender, el escuchar, escuchar es muy importante en este trabajo. Me gusta el trato con la gente”.

Un libro que vuelve a leer es “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez, y del año que abrieron ‘Másdelibros’ recuerda que fue cuando se editó “Los pilares de la tierra”, de Ken Follett. “Ahora, hay tanta oferta que es muy difícil seleccionar. Los grandes lanzamientos se venden solos y vas procurando leer cosicas más pequeñas o distintas para poder recomendar otras cosas”.

‘¿Ludi?’ Luz Divina.

Etiquetas