La Hoya

CONFLICTO BÉLICO

Alcalá de Gurrea se vuelca con los refugiados de Ucrania

Más de la mitad de la población se ha ofrecido como voluntaria para acogerlos y teniendo la residencia como centro de emergencia

Residencia de Alcalá de Gurrea.
Instalaciones de la Residencia de Alcalá de Gurrea.
S. E.

Las instalaciones de la residencia de Alcalá de Gurrea ya están a punto para acoger a unos 35 refugiados procedentes de Ucrania, que el Ayuntamiento a puesto a disposición de Cruz Roja Huesca y Diputación Provincial de Huesca durante el conflicto bélico de este país con Rusia, para estancias de al menos un mes de duración. Precisamente el diputado provincial de Asuntos Sociales, Antonio Biescas, acompañado por el presidente de la Comarca de La Hoya de Huesca, Jesús Alfaro conocieron ayer este espacio.

En declaraciones a este periódico, el alcalde de Alcalá de Gurrea, José Eugenio Marín, ha explicado que mientras el Consistorio tiene previsto sacar la acción concertada de la Residencia Virgen de Astón este año para que una empresa sin ánimo de lucro pueda encargarse de su gestión, “creímos que era una buena iniciativa ponerla a punto y en marcha y utilizarla para una labor humanitaria como la recogida de refugiados de Ucrania”.

Para ello, más del 50 por ciento de la población de Alcalá de Gurrea se ha ofrecido voluntaria tras la reunión de coordinación con Cruz Roja y el Ayuntamiento hace dos semanas.

“En los últimos días hemos estado poniendo en marcha la residencia junto a Cruz Roja para traer a los primeros refugiados” que previsiblemente llegarán a principios de la semana que viene.

La instalaciones disponen de “habitaciones bastante amplias como para acoger a madres con niños” además de calefacción, servicios de climatización y acceso a internet gracias a una antena wifi del Ayuntamiento colocada en la misma residencia.

La residencia funcionará como centro de emergencia, tras el proceso de selección de Cruz Roja a través de Arapaz. “En ese plazo de un mes los refugiados reciben ayuda para familiarizarse con el idioma, preparar documentaciones y luego pasan a unas estancias temporales de entre 6 y 18 meses” antes de pasar a una estancia definitiva de mayor duración, ha comentado Marín.

El Ayuntamiento se encarga de proporcionar los servicios de agua, luz y gas en las instalaciones de la residencia, mientras que Cruz Roja ofrece atención psicológica, atención médica, etcétera.

El alcalde ha destacado la participación vecinal para realizar labores de voluntariado en esta labor humanitaria tras la reunión de hace dos semanas. “La respuesta de voluntarios en el municipio ha sido impresionante para colaborar con Cruz Roja”, ha destacado.

Etiquetas