La Hoya

LA HOYA - FAUNA

Éxito del anillamiento de aves en el río Gállego

El sábado día 4 por la mañana se efectuó la 13ª jornada anillamiento científico de aves en los sotos del río Gállego

Uno de los 25 pájaros anillados.
Uno de los 25 pájaros anillados.
S.E.

En la mañana del sábado 4 de junio una treintena personas entre adultos y niños disfrutaron del anillamiento. 

Durante toda la mañana la actividad estuvo muy concurrida. En la unión del barranco de Vadiello con el río Gállego en Biscarrués más de una treintena de niños y mayores aprendieron mucho de las aves que viven junto al río.

Una treintena de personas participaron en la actividad.
Una treintena de personas participaron en la actividad.
S.E.

La instalación de las trampas de captura se efectuó prácticamente a oscuras, quedando todo listo instantes antes del amanecer. Las capturas no tardaron en producirse y han sido anillados 25 pájaros, pertenecientes a varias especies distintas, todas ellas representativas de los medios ligados al río y sus orillas entre las que destacan  Cetia ruiseñor(1), Petirrojo europeo (2), Ruiseñor común (3), Carbonero común (4), Curruca capirotada (5), Curruca mosquitera (4), Papamoscas gris (1), Mirlo común (2) y Zarcero políglota (3).

Los participantes pudieron aprender las claves para saber si un pájaro es macho o hembra, su edad, si está incubando o tiene los huevos de criar dentro.

Se realizaron mediciones de las plumas, vio cómo era su pico y por lo tanto su alimentación, si el pico es alargado comen insectos y si es más gordo comen semillas y granos, también se apostó sobre el peso de las aves que en muchos casos no llegaba a los 20 gramos.

Causó sorpresa saber que varios de estos pájaros con 20 gramos son capaces de ir y volver a África y en ambos sitios encontrar el mismo lugar para vivir.

Se resaltó la importancia, para la migración, invernada,... que tiene la ribera del Gállego para las aves y otras especies en una actividad que coincidía con el Día de las aves migratorias, donde el río Gállego es un conocido corredor para las aves migratorias.

Ha sido una interesante oportunidad para los niños y mayores de conocer muchas especies y descubrir de cerca los secretos de las aves de ribera.

La sorpresa final y con la que más disfrutaron fue con la oportunidad de soltar las aves una vez medidas y no faltaron los voluntarios.

Etiquetas