La Hoya

#SoydelAltoAragón

Antonio Labarta: "Almudévar tiene servicios que dan comodidad para no tener que desplazarse a otros sitios"

El alcalde considera que el municipio tiene un “futuro prometedor, evidente ya”, y aboga no por dar “pasos gigantescos”

El alcalde de Almudévar, Antonio Labarta, en la Fuente de Santo Domingo.
El alcalde de Almudévar, Antonio Labarta, en la Fuente de Santo Domingo.
Pablo Segura

Almudévar ha sabido entretejer agricultura, ganadería, industria y servicios para crear una sólida base económica, que se ha visto reforzada por su estratégica ubicación geográfica, a los pies de la autovía A-23 en el corredor que conecta dos de las tres capitales de provincia de Aragón: Huesca y Zaragoza.

Los 20 kilómetros que la separan de la capital altoaragonesa le reportan tanto beneficios como desventajas, reconoce su alcalde, Antonio Labarta, quien alude al “gen Saputo” de los vecinos a la hora de defender, conservar y potenciar sus ricas tradiciones y su gran dinamismo asociativo y cultural. “Tenemos un potencial cultural increíble”, presume Labarta, quien reivindica en voz alta “apoyo” de las Administraciones públicas para que la llamada España Vaciada pueda ofrecer servicios y recursos a quienes quieran asentarse en los pueblos para vivir. En este sentido, sigue pensando que el municipio merece una compensación por la construcción del embalse del mismo nombre, al que nunca se ha negado, ya que le ha ocasionado pérdidas patrimoniales.

Almudévar, junto a los otros tres núcleos que componen el municipio: San Jorge, Valsalada y Artasona, ha sabido mantener su tradición agrogranadera -apartado en el que sobresalen su comunidad de regantes y la Cooperativa Virgen de la Corona- con una actividad industrial con empresas punteras y pujantes que ya han llenado el suelo industrial del polígono, en cuya ampliación ya trabaja el Ayuntamiento. “Estamos en contacto con la Administración, pero lo primero que tenemos que tener son los terrenos, por lo que estamos en el inicio de la negociación para comprar parcelas y poder desarrollar o ampliar el polígono”, avanza el alcalde.

Asegura que hay empresas interesadas en instalarse en la localidad, por su posición estratégica junto a la A-23, como también hay gente que ha mostrado su deseo de vivir en Almudévar pero que se ha topado con el problema de falta de vivienda. Por ello, el alcalde lanza “un guiño a las empresas constructoras, porque el Ayuntamiento no tenemos potencial para ser promotor” inmobiliario.

Lo que sí hace el Consistorio es trabajar en proyectos para mejorar el municipio. En este capítulo, Antonio Labarta subraya la ampliación y remodelación de la plaza de España, un punto neurálgico de la villa, que se quiere mejorar como espacio de convivencia y disfrute para los vecinos. Para ello, se adquirieron varios inmuebles de la plaza, “algo que ha supuesto un esfuerzo enorme para el Ayuntamiento”, que ya se han derribado para llevar a cabo la remodelación de este espacio público, que pasará a ser peatonal “para darle encanto y que sea más cómodo”. El alcalde cita, también, entre las actuaciones municipales realizadas, la ampliación de la potabilizadora de agua y la compra de una barredora para la limpieza de calles.

La recuperación del patrimonio hidráulico del municipio, gracias a la actuación de dos talleres de empleo, ha supuesto la puesta en valor de diferentes elementos y edificios que configuran una Ruta del Agua que invita al visitante a recorrer el edificio llamado “Madre del Agua”, la Fuente de Santo Domingo (donde antaño se iba a coger agua en cántaros), el Acueducto de las Fuentes, la Noria de San Jorge, el Pozo de Hielo o la Balsa de la Culada. El itinerario está señalizado y gracias a los códigos QR puede conocerse la historia de estos lugares narrada por Pedro Saputo, el personaje más popular de Almudévar. Y además, el grupo de teatro local O Pozal realiza visitas teatralizadas, también de la mano de Saputo.

Ahondando en el ámbito cultural, social y deportivo es de destacar la amplia red de colectivos y asociaciones del municipio, sin olvidar, como no, la emblemática ermita de la Virgen de la Corona; así como las arraigadas tradiciones que conserva Almudévar como los danzantes o las rondas.

En resumen, apunta Labarta: “Tenemos servicios sanitarios, de educación, de emergencias, comercio..., que dan comodidad a los habitantes para no tener que desplazarse a otros sitios”, aunque reconoce que la proximidad a Huesca hace que “la gente se vaya a comprar” a la capital oscense y también a Zaragoza.

El censo actual de Almudévar ronda los 2.400 habitantes y se mantiene “estable” después de haber estado tanto por encima como por debajo de esta cifra. Pero “si tuviéramos más vivienda disponible, si se crearan una veintena o una treintena de viviendas se ocuparían”, considera el regidor municipal. No obstante, augura que “Almudévar tiene un futuro prometedor, evidente ya; no queremos dar pasos gigantescos sino ver cómo los proyectos se van haciendo”. 

Etiquetas