La Litera

#cONTRALAdESPOBLACIÓN

La Litera: esa comarca con trabajo y bien comunicada donde el reto es la vivienda

El presidente Josep Antón Chauvell denuncia los problemas de despoblación de la Litera Alta

Alumnos del curso pasado del colegio de Azanuy.
Alumnos del curso pasado del colegio de Azanuy.
S.E.

La Litera ofrece trabajo, goza de buenas comunicaciones y tiene una densidad de población de 25,3 habitantes por kilómetro cuadrado, el doble de lo que Europa considera como zonas escasamente pobladas (12,5). Así sobre el papel parece que se salva de la despoblación, pero el Canal de Aragón y Cataluña establece una especie de “línea divisoria”, explica el presidente de la Comarca, Josep Antón Chauvell, entre la Litera Alta (Alcampell, Baells, Camporrells, Castillonrroy...), con menor desarrollo y dificultades para mantener la población, y el sur de la comarca (Binéfar, Tamarite, San Esteban de Litera...) donde se instalan empresas. “Vamos a crear un oasis y un desierto en una comarca tan pequeña en la que no hay distancias”, resume Chauvell.

Es, como dice su campaña, una “tierra de oportunidades”. Hay grandes industrias como Fribin o Pini y ningún problema para encontrar trabajo. Por ello, “hay que poner todas las medidas, con una actuación decidida en la rehabilitación de vivienda para la puesta en alquiler”, afirma Chauvell, ya que muchas personas preguntan por casa en Alcampell, por ejemplo, municipio del que es alcalde, pero no hay oferta.

“El reto en los próximos años es la vivienda, pero a ver qué fórmula encontramos porque los ayuntamientos no podemos actuar”, comenta el alcalde de Tamarite de Litera, Francisco Mateo, que se muestra dispuesto a promover vivienda. Sorprendentemente, rechaza la vivienda protegida, porque después los interesados no cumplen los requisitos y, de hecho, ahora tienen cuatro de esta tipología que no pueden ni vender ni alquilar. En su caso, confía en el desarrollo del proyecto de la terminal de Ponentia que generará empleo y se desarrollará suelo para poder construir. Mateo calcula que de las 400 viviendas que hay en Tamarite más de 100 están vacías y algunas se acabarán cayendo. “No podemos actuar ni con los impagados de basura, IBI... porque a veces es difícil hasta saber quién es el propietario”, apunta.

La situación de los pueblos de la Litera Alta no es la misma. “No hay políticas de apoyo. Se habla mucho de la despoblación y aquí tenemos un ejemplo flagrante de que nadie nos ayuda”, explica Chauvell, que argumenta que Alcampell, Baells, Camporrells y Castillonrroy se encuentran muy próximas a la N-230 e incluso tienen suelo industrial para que se instalaran empresas. Para Baldellou, Peralta y Azanuy, quizá habría que hacer otro tipo de política, indica. Con todo, en esta última localidad, son muchos los jóvenes que han apostado por el pueblo y tiene su reflejo en la escuela. La Litera tiene muchas posibilidades de futuro. 

Etiquetas