La Litera

PATRIMONIO

La rehabilitación de San Pedro Apóstol, en Binéfar se reanudan 16 años después

La rehabilitación interior costará 460.000 euros con recursos de la Parroquia y del Ayuntamiento

Obras en la iglesia de Binéfar.
Obras en la iglesia de Binéfar.
Somos Litera

Las obras de rehabilitación del templo parroquial de San Pedro Apóstol, en Binéfar, se reanudaron a comienzos de febrero tras un largo paréntesis de 16 años desde que la iglesia se cerró al culto en 2006 porque hubo desprendimientos en techo y bóveda del edificio. La rehabilitación interior costará 460.000 euros con recursos de la Parroquia y del Ayuntamiento que aporta 128.000 euros según explica Jaime Clusa quien destaca “la gran respuesta solidaria de vecinos, feligreses, empresas y comercios que han colaborado con la Plataforma Ciudadana creada en septiembre de 2021 para conseguir los recursos necesarios para llevar a cabo las obras”.

La Parroquia ha recibido 60.000 € de la Plataforma y ha firmado un crédito a diez años que avala el obispado de Barbastro-Monzón para iniciar las obras, adjudicadas a la empresa oscense PCB Construcciones que ha fijado un plazo estimado de seis meses de ejecución. El proyecto redactado en 2012 en la etapa de Luis Fernanda Rudi como presidenta del Gobierno de Aragón se ejecuta diez años más tarde con ayudas y recursos de Binéfar sin participación del Gobierno de Aragón.

Jaime Clusa está muy satisfecho, “la respuesta ha sido maravillosa, en general, y si todo va bien, el próximo 14 de septiembre tocaremos las campanas para celebrar el final de obras que podría coincidir con la Fiesta Mayor, que lo será, sin duda, por motivos añadidos”. En esta línea, “la respuesta social es increíble por inusual y extraordinaria”. Desde que se formó la Plataforma por Recuperación de la Iglesia de San Pedro, gracias a la iniciativa de varios vecinos las ayudas y colaboraciones por la causa fueron en aumento hasta hacer posible el inicio de las obras.

El párroco reitera que “no he visto un movimiento así donde colaboran empresarios, comercios y vecinos, sean feligreses o no, hartos de ver andamios dentro del templo y la iglesia que estuvo cerrada. El respaldo ha sido clave y sigue abierta la posibilidad de colaborar. Todo salió desde la dignidad del pueblo. De no tener recursos propios hemos pasado a disponer de suficientes para que las obras se realicen y por cierto, a buen ritmo”.

De momento, “los actos litúrgicos se celebran en una parte del templo mientras sea posible porque los trabajos no afectan al 50% del espacio y cuando sea necesario, trasladaremos los cultos a la iglesia de San José. Hasta ahora, celebrar entre andamios ha sido habitual, sin riesgos, cada día visito las obras y hablo con los rabajadores, casi son feligreses cotidianos. Se trabaja en la cúpula, por parcelas concretas y el ritmo es bueno”.

Clusa comparte tareas pastorales con Crisanto López y cuando llegó a Binéfar, hace dos años, tenía experiencia de obras en otras parroquias, entre ellas Oso de Cinca y Zaidín, aunque reconoce que la situación heredada en Binéfar con 16 años de demora “no la había visto nunca”. En esta ocasión, los vecinos “predican” con el ejemplo y hacen suyo el concepto de “Iglesias somos todos” para rehabilitar el templo parroquial de San Pedro Apóstol donde contrastan los andamios del siglo XX con el magnífico retablo de Damián Forment que finalizó el 6 de junio de 1525. Al estilo gótico de la iglesia no le encajan los andamios que desaparecerán en cuestión de seis meses. Si todo va bien, el 14 de septiembre de 2022, fecha señalada en honor al Santo Cristo de los Milagros, el “milagro” será un hecho.

Etiquetas