Monegros

LOS MONEGROS - VENEZOLANOS EN SENA

Sena, una oportunidad para comenzar de cero tras tener que dejar Venezuela

Katy Pérez y su familia han encontrado en la localidad monegrina un nuevo hogar y un remanso de paz tras tener que abandonar el país sudamericano por la crisis que atraviesa

Sena, una oportunidad para comenzar de cero tras tener que dejar Venezuela
Sena, una oportunidad para comenzar de cero tras tener que dejar Venezuela
S.E.

Pensar en ir al pueblo supone para los urbanitas desconectar del ajetreo de la ciudad, y actualmente es patente el gran desequilibrio de población que hay entre las ciudades y los pueblos, y más si hablamos de Los Monegros, donde la mayoría de los habitantes superan los 60 años de edad.

Pero hay que mirar la otra cara de la moneda, porque los pueblos pueden ofrecer más oportunidades de las que la opinión general se imagina, especialmente desde el punto de vista laboral. Estas zonas tienen necesidades que no están cubiertas y que pueden ser un interesante nicho de mercado que empieza a despertar, pero al que aún le queda mucho recorrido.

Oportunidad que Katy Pérez encontró hace más de un año en Sena. Llegó a España en 2017 porque las circunstancias de su país, Venezuela, le obligaron. Con mucha incertidumbre, pero sobre todo con muchas ganas de trabajar, dejó allí sus afectos, amigos, familia, su trabajo de ayudante odontológica y tantas otras cosas que hoy le motivan para luchar.

Katy es una de las tantas emigrantes que han llegado a España en los últimos años, con la idea de reinventarse a través de un camino nada fácil. Porque no se trata solo de retarse, sino de comenzar de cero de cara a una sociedad distinta, donde hay días malos y otros mejores y aunque emocionalmente tenga esos malos días, nunca puede recaer.

NAVIDAD A LA VENEZOLANA

La encontramos en su casa de Sena haciendo hallacas. "Es la comida típica de Navidad en Venezuela", indica la venezolana, que comparte la receta: "Consiste en una masa de harina de maíz precocido rellena de un preparado de carnes de bovino, cerdo y pollo con pimentón, cebolla, ajo, aceitunas y garbanzos, que después se envuelve en hojas de plátano y se amarran"

Son las deliciosas hallacas las que nos han llevado a conocer a Katy. "Llegue acá en mayo de 2018, luego traje a mis hijos y mis nueras y hace poco llegó mi hermana", relata. Toda una familia que, celebrando la Navidad, explica cómo es su vida en Los Monegros.

"Desde que llegue a España siempre quería vivir en un pueblo y oímos cómo en uno de Teruel buscaban a gente para repoblarlo, pero llegamos tarde", recuerda. Fue entonces cuando una amiga que estaba cuidando a una anciana en Sena se fue a vivir a Barcelona. "Yo estaba en Valencia, también cuidando de una anciana que se murió, y mi amiga venezolana me ofreció esta oportunidad".

Sin pensarlo, y contando con la aprobación de sus hijos, que deseaban la vida en un pueblo tranquilo, se desplazaron a Sena. "La hija de la señora que cuido y toda su familia me acogió muy bien, así como todos los vecinos y vecinas", manifiesta. "Nunca me han hecho sentir inferior ni yo me siento así, sino todo lo contrario: aun sin trabajar como profesional en odontología, tenemos una casa, coche, comida... Somos millonarios", añade.

De Venezuela salió por carretera. "Recorrí Colombia, Perú, Chile y ahora estoy en España. Y si bien espero que algún día cambié la situación venezolana por los que se han quedado, en Sena somos felices. Para nosotros es la paz", destaca sobre el municipio que la ha acogido a ella y a su familia.

"Por ahora los pensamientos son de quedarnos. Se respira una paz y una armonía muy grande", concluye Katy, que aprovecha la entrevista para agradecer al pueblo de Sena su hospitalidad.

Etiquetas