Monegros

LOS MONEGROS - PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Sariñena cierra la casa habilitada para ancianos curados del coronavirus

Todos los usuarios pueden volver a la residencia de la localidad, ya estabilizada

Sariñena cierra la casa habilitada para ancianos curados del coronavirus
Sariñena cierra la casa habilitada para ancianos curados del coronavirus
S.E.

SARIÑENA.- El Ayuntamiento de Sariñena cerró el miércoles la casa habilitada como mini residencia para acoger a los usuarios de la residencia que superaron el coronavirus tras pasar por el hospital o La Abubilla, de Yéqueda. Desde el equipo de gobierno explican que se trata de un cierre parcial, ya que "la pandemia, por desgracia, no ha terminado. Cuidado con creer, por la apariencia de vernos con "normalidad", que esto ha terminado, porque no es así".

Una vez que la residencia está estabilizada, con la zona roja y verde sectorizadas, "todos nuestros mayores pueden volver. El cierre parcial quiere decir que la mini residencia queda activada en su totalidad, preparada con absolutamente todos los elementos como si hubiera residentes, para poder ser utilizada en cualquier momento que se requiera. Y será así, hasta que sanitariamente esta situación esté superada", explican, al tiempo que advierten que "no se puede bajar la guardia. Sería una irresponsabilidad por nuestra parte dar por superada esta situación, porque no lo está. Así lo hemos acordado con todas las autoridades sanitarias que corresponde".

Asimismo, los ediles agradecen la gran y rápida labor que se llevó a cabo para abrir el espacio de la mini residencia. "Todo se decidió un viernes por la tarde y el lunes entraba nuestro primer residente. Aunque el Ayuntamiento teníamos preparado otro habitáculo en la vivienda de nuestra propiedad en la avenida de Huesca y otras viviendas propias y ajenas que nos ofrecieron (siguen preparadas por si se necesitan), vimos en este espacio una posibilidad, que de hacerlo realidad, iba a dar muchísima más comodidad tanto a nuestros mayores como una mejor disposición a las trabajadoras a la hora de atenderlos. Accesos diferenciados que ofrecían mayor seguridad sanitaria, habitáculos compartimentados, baño adaptado, cocina, patio interior, salón amplio, etcétera. De todo esto, solo teníamos las paredes, pero vimos que de ser posible este pequeño milagro iba a ser lo mejor que podíamos ofrecer a nuestros mayores y valía la pena intentarlo". Un milagro que se hizo realidad durante un fin de semana, con la ayuda de empresarios, Servicios Sociales, la directora de la Residencia, Pilar Guerrero, Cruz Roja, Protección Civil, bomberos, brigada municipal, la DPH, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento; "todo un orgullo de pueblo que fue capaz de unir fuerzas, trabajo, compromiso e ilusión para hacer aquello posible. De un espacio vacío hicimos un hogar".

Un hogar que durante días ha permitido atender a los mayores hasta poder recibirlos nuevamente en el que es su hogar, la residencia, en las mejores condiciones y con la mayor de las garantías. Ahora, queda preparada y en disposición de cualquier necesidad o emergencia que esta terrible pandemia pueda volver a dar. "Esperamos que no se tenga que usar nuevamente pero la responsabilidad nos obliga a estar preparados", concluyen.

Etiquetas