Monegros

LOS MONEGROS - PATRIMONIO

El colorido y la letra j, claves en la nueva identidad visual de La Cartuja de las Fuentes

La Diputación Provincial de Huesca ha presentado este martes la imagen del monasterio que aúna arte, patrimonio y territorio

El colorido y la letra j, claves en la nueva identidad visual de La Cartuja de las Fuentes
El colorido y la letra j, claves en la nueva identidad visual de La Cartuja de las Fuentes
DPH

HUESCA.- El colorido y la letra j son la clave de la nueva identidad visual corporativa de La Cartuja de las Fuentes, en Sariñena, que da un paso más para convertirse en un nuevo motor de desarrollo de la comarca de Los Monegros, objetivo de la Diputación provincial de Huesca desde su adquisición. Así lo ha desvelado este martes su vicepresidenta, Elisa Sancho, en una rueda de prensa en la que estuvo compañada por el coordinador de equipos de La Cartuja, José María Pesqué, y un representante del estudio de diseño altoaragonés This is Buro, encargado de este trabajo, Alonso López.

Sancho ha hecho hincapié en que desde la Diputación "hemos querido seguir adelante después de la restauración y rehabilitación dando a La Cartuja una imagen propia" de la cual ha destacado el colorido ocre, de la tierra de la comarca monegrina, y azul, de su cielo despejado, que sumado al colorido, en los mismo tonos, de los frescos que pintó el que fuera cuñado de Francisco de Goya en las paredes, capillas y bóvedas del cenobio, va a servir para difundir "la magia que trasmite este tesoro, el más desconocido de los grandes monumentos altoaragoneses" y se va a aplicar, especificó, "no solo a la imagen, sino a las nuevas señalizaciones, cartelería y dentro del propio edificio".

En este sentido, Alonso López ha reconocido la grata sorpresa de descubrir este edificio y su interior, por ello, aseguró que "lo que queríamos obtener es una identidad actual, flexible y que, realmente, recogiera lo que nosotros vivimos conociendo La Cartuja de las Fuentes que es un edificio que está muy bien, pero el interior, con las pinturas de Bayeu, es un tesoro y no lo conoce prácticamente nadie, eso es lo que se debería ver, su interior".

Para crear esta marca se tomó la decisión de generar un signo clásico pero con gestos bien diferenciados de otras marcas, ha comentado López. Ante lo cual, ha asegurado que "mezclamos tipografías más clásicas y más modernas para darle un carácter serio e institucional". Además, hay una clara apuesta por personalizar la letra j y darle "un carácter diferente que recuerda a un trazo de pincel y a las formas ondulantes del barroco" ha puntualizado López.

Puso sobre la mesa que su entorno es espectacular "lo que nos llevó a pensar en los colores tierra", pero tampoco podían dejar de lado, aseguró, "la personalidad arrolladora de los cartujos, que pensamos que tendríamos que mostrar en esa identidad" y, sobre todo, "nos centramos mucho en el interior en todas las pinturas", estas han sido las claves para dar vida a la nueva identidad corporativa declaró López.

En cuanto a la imagen de fondo, ha desgranado que esta tipografía "había que ubicarla" y para ello se ha tenido en cuenta "el detalle". Eligieron dos planos detalle, uno pictórico de uno de los frescos que Bayeu pintó en el interior del edificio principal y que todavía se conservan en él, y otro arquitectónico en el que se puede ver parte de la cúpula central de la iglesia.

Por su parte, Sancho ha explicado que además, se ha utilizado "una frase que dice mucho, que es Abierta por obras, porque desde que se adquirió este bien no ha dejado de estar abierto al público aun con la restauración en marcha para que todo el mundo lo pueda conocer y el alto número de visitantes sale con una valoración muy positiva". Al hilo de lo cual anunció que tras el parón de tres meses a casusa de la crisis sanitaria, "este sabado 27 vuelve a estar abierta, con entrada gratuita y horario de mañanas, en sábado y domingo, con todas las medidas de higiene necesarias para garantizar la seguridad de los turistas y de los guías que hacen la visita guiada".

CONTINÚAN LA REHABILITACIÓN

Ahora se han retomado los procesos administrativos paralizados durante el estado de alarma, por ello José María Pesqué ha dicho que "se está trabajando en una cuarta fase de restauración, después de tres en las que se ha invertido más de un millón de euros en este Bien de Interés Cultural de más de seis mil metros cuadrados". Así, en los próximos días, se adjudicará la consolidación y restauración del atrio central del edificio principal por 86.381,78 euros.

En la actualidad, "se está redactando el proyecto para condicionar las antiguas porterías como acceso y recepción de visitantes, y también está previsto intervenir en el claustrillo y patios interiores, la restauración de las pinturas en riesgo y del atrio de entrada a la iglesia" añadió Pesqué.

Por otro lado, ha dado a conocer que se está estudiando la posibilidad de firmar un convenio con la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, para los trabajos de restauración que restan.

Etiquetas