Monegros

MONEGROS - MEDIO AMBIENTE

Dos vecinos de Pallaruelo de Monegros y La Cartuja suman sus fuerzas y corazones para salvar a un corzo

El animal había caído al Canal de Monegros, no podía salir y se encontraba ya agotado

Dos vecinos de Pallaruelo de Monegros y La Cartuja suman sus fuerzas y corazones para salvar a un corzo
Dos vecinos de Pallaruelo de Monegros y La Cartuja suman sus fuerzas y corazones para salvar a un corzo

HUESCA.- Luis Allué y Óscar Sierra han sumado sus fuerzas y su amor a la naturaleza para salvar a un corzo de morir ahogado este viernes en el Canal de Monegros. Tantos buenos sentimientos y su rápida actuación han hecho posible que "Bambi", como lo han bautizado, haya podido seguir después su camino.

En torno a las 9:15, Luis Allué ha recibido la llamada de un amigo del pueblo donde reside hace treinta años, Pallaruelo de Monegros, que le ha dicho que Óscar Sierra, vecino de La Cartuja de Monegros, había visto en las inmediaciones de su granja "una cabra", como pensó en un principio, que no podía salir del canal.

Luis ha acudido de inmediato, no es la primera vez que tiene que sacar animales del agua, aunque en otras ocasiones se trataba de jabalines o de alguna oveja.

CLICA AQUÍ PARA VER UN VÍDEO DEL CORZO

Nada más llegar al lugar, en pleno monte a unos dos kilómetros de Pallaruelo, se ha dado cuenta de que era un corzo. "Tendría unos dos o tres años, porque presentaba pocos cuernos, y pesaría unos 30 kilos y pico. Los animales se acercan al canal a beber y se resbalan -explica-. Le habían visto antes aguas arriba en la parte de Montalbo, que pertenece a Sariñena, entre Pallaruelo y La Cartuja de las Fuentes. Pero hay poco monte, a estos animales les gusta moverse entre los árboles, que es donde se sienten más seguros".

Casi todo el cuerpo del corzo se encontraba metido en el agua y sus patas se agarraban al talud de hormigón del canal, recubierto por un resbaladizo verdín. Sin precipitarse, Óscar se ha enroscado a la cintura una cuerda que había llevado Luis, como si fuera un arnés de seguridad, y éste la sujetaba con todas sus fuerzas. Después, el primero ha tirado de los cuernos del animal, que prácticamente no ha presentado ninguna resistencia, y en apenas quince segundos lo han sacado de su mortífera trampa.

"Se le veía agotado -ha seguido relatando Luis- y muy dócil, como si fuera de nuestra familia. Cuando se le vaya el susto, será un figura en el monte".

En Pallaruelo de Monegros no está permitida la caza de corzo, más frecuente en las zonas de montaña donde hay superpoblación. "Soy agricultor y me gusta la caza y el monte, y poder salvar a este "Bambi" me deja satisfecho", concluye.

Etiquetas