Monegros

MONEGROS - CRECIMIENTO EMPRESARIAL

IRSA, el mercado de la rehabilitación en auge

Incorpora a una nueva nutricionsita para atender una demanda creciente

IRSA, el mercado de la rehabilitación en auge
IRSA, el mercado de la rehabilitación en auge
M.B.

SARIÑENA.- El Instituto de Rehabilitación IRSA abría sus instalaciones en 1999 en Sariñena y en 2007 lo hacía en Monzón, con una trayectoria de constante formación y ampliación de sus servicios, entre los que destacan Fisioterapia Deportiva, Formación Osteopatía, Reeducación Postural Global, y ahora también cuenta con la consulta de la nutricionista y dietista Miriam Carruesco. Un mercado en auge que coincide con el impulso de los valores de la salud y el bienestar.

Carruesco, graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Zaragoza y especializada en Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria, suma a Rehabilitación IRSA un servicio indispensable, puesto que cada vez hay más fisioterapeutas que recomiendan una saludable nutrición como herramienta útil para tratar muchas dolencias del sistema músculo-esquelético, y a su vez, los nutricionistas aconsejan hacer ejercicio físico y estiramientos para que un paciente adelgace más y mejor.

El Centro ya ofrecía test de intolerancia alimentaria, "además, en caso de obesidad o necesidad de perder peso, factor que siempre está relacionado con el mejoramiento de la salud, hay que analizar, puesto que hay personas que físicamente están bien pero no metabólicamente". En esta zona no había ningún nutricionista "siendo un servicio necesario mediante el que se facilita a los monegrinos una alimentación saludable, y ahora, con la pandemia, es mejor que estemos bien para defendernos de cualquier amenaza de contagio", explica la profesional. Asimismo, resalta que, "cada vez más, la gente quiere cuidar su alimentación, y en una hora se hace la evaluación nutricional, donde se averiguan problemas digestivos o malos hábitos alimentarios".

Para Carruesco es imprescindible llevar una alimentación saludable "basada en vegetales, complementada con carnes y pescados, manteniéndose activo con un correcto descanso y controlando los niveles de estrés".

En referencia a las dietas rápidas para adelgazar, señala que "son el origen del efecto contrario, hacen perder masa muscular, el cerebro se pone en modo ahorro y en el momento que comes, el cuerpo gana grasa, como efecto remoto". Además, añade que "sustituir comidas no es recomendable, nunca se puede cambiar una buena ensalada por un preparado de batido y nunca se puede olvidar la parte proteica; hay que asegurar el aporte adecuado de proteína con cereales integrales y la fuente de hidratación con agua".

Cada día está más claro, alimentación, salud y enfermedad van de la mano. Si bien la vida en el mundo rural tiene sus ventajas, "la forma de alimentarnos cada vez se está haciendo más uniforme, por lo tanto, si hacemos estudios actuales de nutrición en la población, saldrían datos muy parecidos independientemente de donde viva cada persona". A pesar de esto, en las zonas rurales, aunque cada vez menos, siguen alimentándose de una forma más saludable, porque, como dice Carruesco, "a la calidad de vida en cuanto a descanso o relaciones sociales, debe de añadirse un factor muy importante, la salud nutricional".

Por todo ello, se debe mantener las tradiciones, no solo festivas y culturales, sino también hábitos alimenticios en el medio rural. Comenzando por comprar en tu localidad, comida real, que sepa a la que tus antepasados solían comer. Y por supuesto, no dejar de moverse, algo que también hacían ellos muy bien.

Etiquetas