Monegros

monegros

Piritaurus se lanza a la recuperación de las razas autóctonas de vacuno en Tardienta

A la inversión inicial de 35.000 euros se suma un segundo proyecto de cría de bueyes

La granja está situada a las afueras de Tardienta.
La granja está situada a las afueras de Tardienta.
Rafael Gobantes

Las empresas altoaragonesas Cabrero e Hijos y Cárnicas Pradel se han unido para sacar adelante el proyecto ganadero, Piritaurus, que busca la excelencia en la carne de vacuno y la recuperación de razas autóctonas de Aragón. Situada a las afueras de Tardienta, la granja ha recibido una inversión inicial de 35.000 euros y dará trabajo indirectamente a los vecinos gracias al sistema semiextensivo. En una segunda fase, el proyecto estudia llevar a cabo entorno a la cría de doce bueyes al año.

Una representación de empresas del sector de la hostelería de las tres provincias han estado presentes en la inauguración este martes en Tardienta. Por medio de un estudio veterinario con la Universidad de Zaragoza se realizará un control de la evolución de las razas que se acaban de implementar. Maronesa, Varrosa, Cachena, Pireinaica y Parda de montaña, todas ellas comparadas con las ganadoras del proyecto de la cárnica gallega Discarlux,

“Muchas de estas razas están en desuso porque no consiguen rendimiento cárnico”, ha lamentado Luis Cabrero, socio fundador de Piritaurus, que asume este reto con “ganas” y con el fin de devolver a los hosteleros y ciudadanos de Aragón, “la calidad de carne en detrimento de la cantidad”, ha añadido.

Con respecto al proyecto de cría de bueyes, el también socio fundador Juan Antonio Pradel, asume que “no tienen miedo en ser pioneros en España”, porque “la ilusión y el trabajo les atrae”. Asume que al ser una carne tan escasa, “no todo lo que nos sirven en hostelería es buey” y en este caso, desde la granja pretenden controlar el clima, el estrés y la alimentación, en favor de un producto de calidad", concluye.

Etiquetas