Monegros

ECOS / QUIÉN SOY

Luis Almerge Blecua: “Los ojos de la cultura de Sena”

“Los domingos hacíamos baile y con lo que se sacaba comprábamos discos y manteníamos el local”

Luis Almerge Blecua
Luis Almerge Blecua
S.E.

Nacido en Zaragoza, por circunstancias especiales, Luis Almerge es de Sena, donde siempre ha vivido y como buen senense, es un apasionado por la cultura, el patrimonio y la música, la lectura o la fotografía.

Según Jesús Cancer, Luis es “los ojos de la cultura de Sena”, puesto que su pasión por la fotografía da testimonio de todos los acontecimientos que este pueblo celebra, realizando un arte que narra los acontecimientos de Sena con un sentido estético, capturando momentos que absorben la realidad que le rodea en su corazón.

Era un niño bueno, “casi tonto, nunca hacía travesuras, iba al río a bañarme y casi siempre salía medio ahogado”, ríe Luis, que fue hasta los 7 años al colegio de las monjas de Sena. “Aquella época ni la recuerdo, luego, a los 10 años pasé al primer turno del colegio y desde los 10 recuerdo con gran cariño a mi maestro, D. Luis Ardanuy, una gran persona que nos inculcaba la cultura de manera sencilla y cercana; estoy seguro que a toda aquella generación, no se nos ha olvidado lo que aprendimos”, dice de su profesor, “un maestro con vocación”, añade.

Con D. Luis surgió su afición por la lectura, ya que según su esposa, Luisa, es “un devorador de libros”. “En aquellos tiempos solo teníamos los libros del colegio, pero los tebeos eran nuestra pasión, Hazañas Bélicas, El Jabato y otros similares que los cambiábamos entre los amigos y cuando alguno iba a Huesca o Zaragoza, lo primero que hacía era comprar nuevos tebeos”, explica Luis.

A los 12 años comenzó su andadura por la música, “con Pilili Monter, en la Rondalla de Sena, que tan solo deje unos años, pero que siempre ha estado conmigo”, dice emocionado rememorando que con ‘Pilili’, como la llaman en Sena, aprendió solfeo y a tocar la bandurria, “una gran profesora hasta los años 80, si bien la Rondalla aún permanece”.

También era uno de los encargados de organizar los bailes en Sena. “En un local que estaba debajo de la casa del maestro, los domingos, después del cine hacíamos baile y con lo que se sacaba de la entrada comprábamos discos y manteníamos el local”, además de sacarse algún dinerillo repartiendo la correspondencia del banco, “mi tío trabajaba allí y me daba alguna propina por repartir las cartas a los vecinos”.

Siempre vinculado al campo y a los espectaculares huertos de Sena, aunque ha trabajado en varias empresas, ahora ya se ha jubilado, “y sigo yendo al campo, a ver a mi hijo y sus tomates”.

Luis Almerge pertenece a uno de los municipios más dinámicos de Los Monegros. Hablar de Sena es hablar de un testimonio permanente de diversidad cultural, la cual se manifiesta en formas de vida material e ideológica de sus habitantes, que muestran su capacidad de creación y recreación cultural, un pueblo que destaca por su gente, por su tejido asociativo y cultural y nuestro protagonista sabe poner en valor su historia y sus raíces, siendo muy consciente de que la cultura es el trampolín para que los jóvenes y no tan jóvenes sientan y manifiesten con ella el presente y el futuro de Sena, sintiéndose siempre orgulloso de ser senense. 

Etiquetas