Monegros

MONEGROS / LITERATURA

La ‘Escucha activa’ de Elena Ariste, una fórmula para ofrecer soluciones

La sariñenense tiene todas las características de una mujer monegrina y es emprendedora, innovadora, constante y muy cercana

Elena Ariste Mur posa con su libro.
Elena Ariste Mur posa con su libro.
M.B.

Elena Ariste Mur, hija de Antonio Ariste y de Josefina Mur, es de Sariñena y posee todas las características de una mujer monegrina: emprendedora, innovadora, constante, cercana, con capacidad de adaptación y de cambio.

Según ella, “las etapas de mi vida son finales y comienzos”, y desde que inicia su carrera profesional como Trabajadora Social en Valencia en 1976 ha recorrido medio mundo; en 1982 como voluntaria en San Francisco, Sydney y Manila, diez años más tarde se forma en comunicación basada en el Modelo Humanista Counselling, centrado en la persona, en Melbourne (Australia) realizando las prácticas en el Hospital Oncológico.

En la siguiente década trabaja como Counselor clínico en el proyecto innovador en consulta de oncología en Stanlake Hospital; coordina el servicio de apoyo al paciente de los Hospitales San Juan de Dios y Frankston Peninsula HealthCare Network. En 1997 obtiene la Licenciatura en Filosofía en la Universidad de Melbourne, regresando a España y en 2006 obtiene el Máster en Counselling por la Universidad Ramón Llull (Barcelona).

“Escucha Activa, Cien Diálogos” está basado en el Modelo de Psicología Humanista Counselling y ayuda a los profesionales de la salud, profesores y profesionales a conectar con las personas de todas las edades de una forma totalmente diferente. “No ha surgido de mí, desde que volví a España en 2006 inicio un proyecto de formación a profesionales de la salud, servicios sociales, educación y administración pública y que luego se amplía a profesionales de la educación y ciudadanía, y son estas personas las que me animaron e insistieron en que plasmará los cursos, talleres y jornadas en el libro”, explica Elena, que dedica una página de agradecimiento a estas personas.

El libro lo inicia hace cuatro años. “Si bien, la pandemia me facilito centrarme día a día para acabarlo”, señala manifestando su sorpresa cuando conecta con la editorial Díaz de Santos. “Aún sin terminar, me confirman que van a editarlo”, y así nace ‘Escucha Activa, Cien Diálogos’, un libro totalmente práctico, “que recoge cien diálogos de personas anónimas y reales que se han formado conmigo”, y que garantizan una mejora de la comunicación en el ámbito laboral.

Asimismo, conciencia de la importancia de no querer solucionar la vida de los demás, sino permitir que mantengan su espacio y que encuentren su lugar para solucionar sus propios problemas.

“Esto es en sí la ‘Escucha Activa’, porque nuestras respuestas dependen de lo que escuchamos y como los escuchamos, tengo evidencia científica de que la Escucha Activa hace pensar, identificando lo que realmente ocurre, lo que conlleva plantearse lo que se necesita hacer”, indica Elena. Se trata de un texto formativo, donde se dan las claves necesarias para conseguir una buena comunicación entre profesionales de la salud o educación y pacientes o alumnos, así como también con familiares o cuidadores.

Esto lo ha conseguido teniendo en cuenta que, junto a las evidencias científicas, son imprescindibles las necesidades reales sentidas y, a veces, silenciadas por los propios estudiantes, pacientes y familiares.

Igualmente, ayuda a comprender a las familias y cuidadores el proceso de enfermedad, tratamiento y situación en la que se encuentra el paciente. En definitiva, un recurso útil, contrastado por la opinión de profesionales sanitarios y educadores, accesible y que va a permitir atender de forma adecuada las necesidades. “Ayuda a pensar, favoreciendo a plantear cambios, soluciones, dando a la otra persona el espacio que necesita en comprenderse a sí mismo”, expone. “Nunca pensé que hace 28 años iniciaba una trayectoria como la que ha sido. He tenido el honor y privilegio de aprenderla, adaptarla y ofrecerla en los últimos 14 años, a través de la docencia a profesionales con estos ‘Cien diálogos’ que permiten comprobar que comunicarse adecuadamente es posible”, indica.

Es el índice del libro “Escucha Activa, Cien Diálogos”, dividido en seis partes, el de la comunicación y las características de la condición humana, ocupa el primer capítulo; continuando con la cultura de comunicación actual, los diálogos sin escucha activa; el tercero trata de la comunicación alternativa; y pasa a las situaciones que podemos encontrar en el proceso de aprendizaje de la aplicación de la escucha activa.

En el quinto capítulo se encuentra la práctica experimental, donde se desarrolla la interiorización del aprendizaje del ciclo de la escucha activa aplicable en distintos ámbitos.

En definitiva, se trata de un libro que nos permite detectar si es urgente ofrecer una solución a la persona o podemos, sencillamente, escuchar cómo expresa sus ideas y sentimientos, mostrándole que lo que nos dice, en sí mismo, es relevante para nosotros y capta nuestro interés. Cuando la persona se siente escuchada y, sobre todo, cuando se escucha a sí misma, acostumbra a dar con sus propias soluciones o respuestas, ya que dicho proceso comunicativo facilita la asimilación de la situación, su integración y, a menudo, trascenderla.

Etiquetas