Monegros

MONEGROS - RIEGOS

El colectivo de Regantes Collarada aprueba su modernización

La obra se realiza en los núcleos de Senés de Alcubierre, Robres y Frula

Canal de Monegros con la localidad de Robres al fondo.
Canal de Monegros con la localidad de Robres al fondo.
C.R.C.

La Comunidad de Regantes Collarada se encuentra en pleno proceso de concentración y modernización de sus casi 3.000 hectáreas de superficie con el objetivo de lograr una mayor eficiencia en producción unidad de consumo de agua y de utilización de tierra para los regantes del sistema, que abarca los términos municipales de Robres, Senés de Alcubierre y Frula.

Así lo aprobó esta comunidad en la asamblea celebrada el pasado 9 de septiembre con un 74 por ciento de los votos a favor y el 26 por ciento restante en contra, informan fuentes de la Comunidad de Regantes, que integra a 350 regantes y 536 propietarios con terrenos de los tres municipios. También cifraron que de las 2.909 hectáreas de la modernización el proceso contó con la participación de representantes de 2.145 hectáreas, de las cuales 1.548 votaron a favor y el resto en contra.

Según informaron fuentes de la propia comunidad de regantes, “esta modernización fija y atrae población. No es lo mismo ofrecer un sistema de producción arcaico que otro con una capacidad de producción contrastada por experiencia ajena muy superior al actual”. De este modo consideran que esta iniciativa “ofrece futuro y no solo para la agricultura”. A su vez destacan que la modernización exige personal cualificado, “no solo durante las obras, sino para la gestión posterior”.

El proyecto de modernización de regadío de la Comunidad de Regantes Collarada asciende a 24,9 millones de euros que se estructurará en dos periodos de pago de 25 años cada uno. Entre el primero se abonará el 50 por ciento de cada factura que pase la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa). En el segundo, Seiasa traslada el resto del pago a los 25 años restantes.

El proyecto de modernización de regadío tiene prevista la construcción de dos balsas de regulación, la primera de ellas con una capacidad de 206.000 metros cúbicos, 196 hidrantes y 42 kilómetros de tuberías y la segunda de 196.000 metros cúbicos, 190 hidrantes y más de 37 kilómetros de tuberías.

Cada una contará con una balsa de copa y una estación de bombeo. Se estima que la modernización elegida por cada regante será el riego por aspersión. También está prevista la solicitud de ayudas por vía autonómica para sufragar los gastos de la obra. Para reducir el consumo de la factura eléctrica, el proyecto plantea la instalación de placas fotovoltaicas para autoconsumo con una reducción estimada del coste de la luz en torno al 50 por ciento de los 190 euros previstos por hectárea y año.

Los agricultores esperan que la administración autonómica apoye a este tipo de iniciativas “tanto a las modernizaciones como a la utilización de energías alternativas”, explican desde la Comunidad de Regantes, quienes calculan que en el año 2026 podría estar finalizada la obra. Además, se ha solicitado ayuda a la dirección provincial de Agricultura para simplificar los procesos administrativos y burocráticos.

Para el agricultor de Robres José Fernando Luna, “esta modernización es una oportunidad para todos los jóvenes de la localidad porque con un sistema obsoleto de agricultura no se podía vivir”.

A su juicio, “la coexistencia de agricultura y ganadería permitirá garantizar la sostenibilidad del medio rural en sus vertientes económica, social y medioambiental”. Respecto a la minoría que ha votado en contra del proyecto, Luna recalcó que todos los regantes de la comunidad “van a trabajar en unión para que las cosas salgan bien”. 

Etiquetas