Monegros

QUIÉN SOY

Belén Villadas: "Tuve unas maestras maravillosas. Celia Barrabés supo sacar lo mejor de mí, reforzando mi autoestima"

Esta sariñenense en la actualidad escribe cuentos que trasmiten su sensibilidad y valores

Belén Villadas
Belén Villadas
S. E.

La sariñenense y escritora de cuentos Belén Villadas explica cómo pasó feliz su infancia entre Sariñena y Vara de Rey, un pueblo conquense al que pertenece su familia. “En vacaciones siempre vamos y recuerdo de niña cómo disfrutaba allí, navidades bailando con abuelos y tíos, un lugar que solo me trae felicidad y en el que tengo amigas muy queridas”, explica sobre aquellos años en los que también pasó momentos difíciles. “Pero siempre me quedo con los buenos momentos, con los juegos con mis amigas, mi hermano y con una época en la que hasta unas cajas de rosales vacías, que dejaba Montse Miralles, de la floristería, nos servían para jugar al Un, Dos Tres”, rememora con cariño.

En aquellos años era habitual que los niños y niñas pasarán el día en la calle. “Vivía en la avenida Huesca y éramos muchos los que nos juntábamos para jugar, incluso merendábamos y cenábamos todos juntos con lo que nos traían nuestras madres”, rememora Belén reviviendo los juegos con muñecas recortables, con los libros de Candy o cuando Mairal, el Botero, les contaba largas historias.

También comenta que de pequeña nunca bebía leche, hasta los cuatro años, cuando nació su hermano Fermín. “Entonces me aficioné a beber leche y comer papillas, lo que me fue muy bien, ya que tenía problemas de crecimiento”.

En el colegio pasó por malos y también por entrañables momentos. “Tuve unas maestras maravillosas como Conchita Blanco que con su hija Isabel Corral, que estaba de prácticas, me ayudaron mucho, y Celia Barrabés que supo sacar lo mejor de mí, reforzando mi autoestima y la confianza en mí misma”, agradece.

Después de unos cuantos años, Belén acabó sus estudios y en la actualidad, además de trabajar en una lavandería industrial de la capital oscense, escribe unos maravillosos cuentos que muestran la sensibilidad y valores de nuestra protagonista. “También estoy escribiendo un libro, organizo talleres de manualidades ‘online’ para niños y en mi blog Lamarbelen tengo muchos seguidores”, añade.

Una niña que se ha convertido en una mujer que ha superado muchos obstáculos combatiéndolos con trabajo, constancia y mucho amor, y que con sus cuentos -‘Brisa y los Gnomos’, ‘Abril y Cleo’ y ‘Aula de la Amistad’-, ha conseguido “echar miedos para atrás, atreverme a luchar. Porque los miedos no sirven para nada, nos paralizan muchas cosas, hay que atreverse a romper barreras -anima-, nunca es tarde y hay que disfrutar de cada paso, de cada momento que vivimos. En el peor año que hemos vivido, me atreví a hacerlo y eso es con lo que me quedo en mi corazón, el que me lo llena”, dice Belén.

Y es que en 2021 ha encontrado mucho: “Ha sido un año especial, en el que me he atrevido a soñar y a hacer realidad mis sueños. Abrí la puerta para subirme a mi propio tren y rodearme de familia, amistades y de mis queridos lectores, grandes y chicos. Gracias por leer cada cuento que creaba con mucho corazón porque este año me ha servido para aprender y adelanto que 2022 viene cargadito de sorpresas y de cuentos”, concluye Belén Villadas. 

Etiquetas