Monegros

religión

Vecinos de Lanaja peregrinan a pie a la basílica de El Pilar

La propuesta fue "eminentemente evangelizadora" con el fin de retomar la devoción 

Desde la parroquia de Lanaja se organizó el pasado mes la primera peregrinación a la Virgen del Pilar a pie desde Lanaja hasta la Basílica de Ntra. Sra del Pilar en la ciudad de Zaragoza.

“Fue una propuesta eminentemente en clave evangelizadora que pretendía también retomar la devoción que siempre se había expresado de esta forma por los vecinos del pueblo de Lanaja”, explican los peregrinos de la Virgen del Pilar. Desde el año 1939 y una vez acabada la guerra civil, un grupo numeroso de vecinos se desplazaron andando, para agradecer a la Virgen el hecho vital del final de la guerra. A lo largo de los años y para otros viajes personales con diferentes objetivos, los vecinos nunca se olvidaron de pasar a saludar y rezar ante la Virgen.

La iniciativa se acogió con gran ilusión aún a pesar de que andar 60 kilómetros no era tarea fácil, sobre todo por ser un territorio tan inhóspito como es el desierto deLos Monegros. “Unas valientes 25 personas nos lanzamos a la aventura, entre ellos dos niños y algunos mayores con no mucha energía a causa de alguna que otra patología”, manifiestan los peregrinos que durante dos jornadas partieron a pie desde la iglesia Ntra. Sra. de la Asunción en Lanaja, tras la oración de salida y la colocación de los distintivos que les identificaron durante todo el recorrido, “unas pañoletas de color amarillo que rezaban “Levántate, ponte en camino”, salimos en dirección Farlete, atravesando la Sierra de Alcubierre por el barranco Valdezaragoza, el antiguo camino que ya se utilizara en otra época. La llegada al Santuario de la Virgen de la Sabina sobre las 14:00 no fue suficiente recorrido y necesitamos seguir 13 kms añadidos, que hicieran más asumible el siguiente trayecto que ya se presumía demasiado largo”.

Tras la primera jornada agotadora, llegaba la ducha esperada y rápida por falta de tiempo y la celebración religiosa en comunidad a cargo de D. Oscar Alejandro Carreño a la que se sumó la Parroquia de Farlete por la que fuimos extraordinariamente bien acogidos y al acabar la tarde el esperado descanso en la hospedería del impresionante Santuario”.

Al día siguiente hubo que madrugar para poder cumplir los plazos en cuanto a recorrido y tiempo, 2había que estar a las 18.00 horas delante de la Virgen del Pilar, y no había posibilidad de entretenerse demasiado por el camino. Tras la oración de salida, íbamos dejando atrás sin pausa los senderos secos, los molinos de viento, la sabina milenaria y los pinares de Villamayor”.

Mientras, ese mismo día un autobús recogía en Lanaja a 35 personas mayores y no tan mayores del pueblo y otras localidades, Lalueza, Poleñino, Monegrillo, etc. Estos otros peregrinos esperaron en la cercanía del puente de piedra para poder entrar todos juntos en procesión hasta los pies de la Virgen. Otros conocidos y amigos que se habían enterado nos esperaban también para compartir la celebración.

Alrededor de 100 personas nos unimos en oración ante la Eucaristía que ofreció el obispo de Huesca y Jaca Monseñor Don Julián Ruiz Martorell y D. Oscar Alejandro Carreñ. “Rezamos ante la Virgen del Pilar para que intercediera por el final de la guerras que hacen al hombre tan inhumano, para que los derechos humanos sean respetados en todo el mundo sobre todo por el bienestar de los niños y de nuestros mayores los más vulnerables. De forma tradicional seguimos pidiendo fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor”.

Tras la foto de grupo y de obtener el último sello de nuestro documento credencial, quedó mucho cansancio pero de igual forma la satisfacción y la emoción del deber cumplido. “Nos despedimos de la Virgen con un “hasta pronto” porque al igual que nuestros antecesores, pasaremos como siempre y regularmente a saludar y rezar ante sus pies y por supuesto volveremos a peregrinar si Dios quiere y en mayor número de participantes el próximo año”.

Etiquetas